Un estudio del Ministerio de Medio Ambiente demuestra que se arrastra ilegalmente en el Parque Nacional de Cabrera