Donate Take Action

Join us

Angeles Sáez

Documentalista, Comunicación y Desarrollo

Madrid, Spain


Los veranos de mi infancia y adolescencia están ligados al mar Cantábrico, a largas horas de arena y agua en la playa de la Salvé y al olor a salazones y sardinas del puerto de Laredo. Pocas cosas me gustaban más que ir a pasar la tarde al muelle con un libro y distraerme de la lectura mirando el trajín de los barcos y las olas. Con los años he visto cómo los pesqueros disminuían, desaparecían las conserveras y al puerto le crecía el cemento, le rodeaban cada vez más los edificios y los amarres para yates se multiplicaban. Del viejo puerto marinero ya solo quedan recuerdos y fotos antiguas.

Trabajar en Oceana me está enseñando a ponerle nombre a los barcos, las redes y las artes de pesca que antes no sabía distinguir. A conocer las especies que viven en el mar y saber más de los peligros que las acechan.

Las imágenes del fondo fotográfico que pasan cada día por la pantalla de mi ordenador son instrumentos que permiten ilustrar las denuncias de prácticas ilegales de pesca y enseñar el muy desconocido fondo marino. Armas pacíficas con las que ayudar a mostrar la vida que aún existe en los océanos y que debemos preservar para los que habiten este planeta cuando nosotros nos hayamos ido.