Donate Take Action

Join us

Ester Casado

Asistente Ejecutiva

Madrid, Spain


No me he criado en la costa, ni soy aficionada a los deportes acuáticos y nunca he visto Salvad a Wally. Ni siquiera he aprendido a nadar en el mar (si se puede llamar nadar a los movimientos espasmódicos que realizo en el agua), pero soy una persona concienciada y valoro especialmente el que gente como yo nos comprometamos en la defensa de nuestro principal recurso.

Aún en una ciudad del interior, el mar está constantemente a nuestro alrededor sin ser conscientes de ello: pescados y mariscos, artículos de baño, cosméticos, medicamentos y hasta nos olvidamos de donde proviene la sal, sin la que no habríamos podido desarrollar nuestro sistema de vida actual. Nuestra cesta de la compra no es ajena a lo que pasa en el mundo submarino.

“Si no formas parte de la solución, formas parte del problema”

Hasta hace algunos años no había tenido oportunidad de prestar atención a la naturaleza que nos rodea y mantiene. Lo que siempre había sido inquietud por nuestros hábitos de consumo, se tradujo en preocupación por la depredación de nuestros recursos. Y cuanto más aprendo sobre las maravillas que nos rodean, mayor es la certeza de que el mar es la parte más importante del gran puzzle que supone el planeta.

El mar es nuestra garantía de futuro y es necesario divulgar su importancia, por eso trabajar en defensa de los océanos en representación de miles de personas, es un reto, una de las apuestas más bonitas que me ha ofrecido la vida.