Donate Take Action

Join us

Gib Brogan


Northeast Representative

New England, USA


Recuerdos

Todavía tengo mi primera copia de Burt Dow, Deep Water Man, de Robert McCloskey. De vez en cuando aún la leo. Me recuerda a mi casa en Maine, a los veranos que pasé en el agua y a todas las cosas maravillosas que relacionadas con el océano. Recuerdo que cuando tenía cuatro años iba en el pequeño bote de mi padre buscando verdel y cogí cuatro de ellos de una vez. Para mí era sorprendente cómo unos pequeños tubos verdes en la oscuridad del agua podían darte unas criaturas tan increíbles como los verdeles, e igualmente sorprendente era cómo aquellos pequeños peces podían saber tan mal.

Oh, las cosas que he visto…

Desde aquellos días en el pequeño Glastron azul, he pasado mucho tiempo cerca del mar y visto muchas cosas maravillosas: tiburones ballena deslizándose por la Corriente del Golfo; sábalos en los tranquilos amaneceres de Florida, bancos de rayas de nariz de vaca en Chesapeake y  águilas blancas pescando en cascadas de agua salada cerca de la frontera con Canadá.

Acercar los océanos al mundo

También he visto cosas horribles en mis viajes. Pequeños tiburones capturados en redes de gambas en Alabama, peces ángel a la venta en los mercados de pescado de las Islas Vírgenes, y ciudades fantasma donde las industrias pesqueras han colapsado. Afortunadamente, tengo la oportunidad de mostrar todo esto al mundo. Si mostramos estas cosas al mundo, tanto las buenas como las malas, las buenas perdurarán, mientras que las malas cesarán. Estoy muy agradecido por el trabajo de Oceana y estoy orgulloso de tomar parte en este esfuerzo.