Donate Take Action

Join us

Kelley Cunningham


Project Manager

New York, NY, USA


Siempre me ha gustado estar en el agua. Cuando era pequeño pasé muchos veranos nadando en los lagos y ríos de Texas Hill. Crecí a varias horas del Golfo. Recuerdo  claramente la primera vez que vi el océano en South Padre Island. Cuando era pequeño, la playa y el océano siempre significaban nadar hasta salir arrugado, intentar ver carabelas portuguesas y delfines, luchar con mi hermano por la última tabla de surf, comer pescado del Golfo y tomar granizados, estar de pie en una arena tan caliente que te salían ampollas en los pies y chupar la piel para saborear la sal. Para gente de las playas templadas de California o Hawaii, esto puede parecer una forma especial de tortura, pero para mí era una fuente infinita de diversión.

Me licencié en Relaciones Internacionales y Religión por la Universidad Mount Holyoke de Massachusetts. Me afinqué en la costa este y ahora tengo la oportunidad de disfrutar de la playa, el océano y la pesca desde Florida hasta Maine. Creo que esto es una fortuna para alguien que creció tan lejos del océano. Estoy especialmente agradecido por trabajar en una organización que protege el océano y las vidas y memorias que están inseparablemente vinculadas a su salud y bienestar.