Donate Take Action

Join us

Marta Madina

Directora de Comunicación y Desarrollo, Oceana Europa

Madrid, Spain


¿Hay alguien que no haya sentido el placer de tumbarse en la arena, cerrar los ojos y dejarse mecer por el sonido de las olas hasta que la mente se vacía de los problemas cotidianos y solo queda una sensación de plenitud, de armonía con la naturaleza?

¿Cuántos de nosotros nos preguntamos frente a un plato de pescado: de dónde viene, cómo lo han pescado, en qué tipo de mares se reproduce, comiéndome este pescado contribuyo a la extinción de esta especie…?

Cualquiera que sea el ámbito en el que tratemos a los océanos, estos siguen siendo, a mi parecer, el gran desconocido de nuestros tiempos.

Nos alimentan, nos protegen, nos sustentan y nos permiten la vida, y, sin embargo, ¿cuántas personas se sienten agradecidas con los océanos y lo manifiestan de alguna manera? ¿Cuántas personas se preocupan por los océanos?

El ritmo frenético que imponen nuestras sociedades globales y consumistas, y la velocidad con la que hoy en día viaja la información nos hacen caer en un falso espejismo donde creemos saberlo todo, controlarlo todo y dominarlo todo. Nada más lejos de la realidad.

La prepotencia del hombre, y sobre todo, su ignorancia, están matando nuestros océanos. Si pudiéramos asomarnos a esas profundidades marinas y contemplar la inmensa belleza y riqueza que esconden los mares, los bosques de algas, las innumerables especies exóticas, los fondos de corales, las montañas volcánicas… y si viéramos que en cuestión de segundos el hombre es capaz con una simple red de arrastre de destruir y arrasar por completo esta inmensa riqueza marina, entonces seguro que se nos pondría la piel de gallina y quedaríamos aterrorizados.

Esa es mi misión desde el área de Comunicaciones donde trabajo: mostrar lo que no se ve, poner palabras a realidades ocultas y convencer a todas las personas, jóvenes y adultos, que la protección y recuperación de los océanos sí nos conciernen, sí es tarea de todos, porque a ellos les debemos la vida en nuestro planeta.