Cicatrices en el mar


Fecha: Julio 5, 2010



Nuestro catamarán de investigación, el Oceana Ranger ha estado estudiando el Seco de los Olivos, una elevación submarina cuya cima se encuentra a poco más de 80m bajo el nivel del mar y se sitúa sobre fondos entre 400 y 700 m. en sus vertientes norte y sur. Siendo seres “terrestres” y como método de comparación, es a veces más fácil intentar imaginarnos un monte en el campo de la misma envergadura. Al igual que en la superficie terrestre, los montes submarinos encierran paisajes de belleza extraordinaria y con una gran biodiversidad. En el Seco de los Olivos, las imágenes del ROV nos han enseñado grandes marcas de arrastre y campos de corales muertos. Viendo estas marcas, me he imaginado: ¿Qué pasaría si una máquina destrozara uno de los pocos bosques de grandes árboles que quedan en mi región sin haber tenido el tiempo de investigar qué especies vivían en ellos? ¿Cuál sería el sentimiento de la gente? ¿La población local no se enfadaría? Supongo que todo el mundo se movilizaría para denunciar el destrozo y para pedir la protección o recuperación de unas zonas de alto valor ecológico. Ese es justamente el trabajo que hace Oceana para el medio marino. Con sus expediciones, Oceana permite sacar a la luz la riqueza de los fondos marinos y enseñarnos la urgencia de protegerlos.