Medición de hidrocarburos: Misión cumplida

© OCEANA / Carlos Suárez
© OCEANA / Carlos Suárez
© OCEANA / Carlos Suárez
© OCEANA / Carlos Suárez
© OCEANA / Carlos Suárez
© OCEANA / Carlos Suárez
© OCEANA / Carlos Suárez
© OCEANA

Autor: Xavier Pastor
Fecha: Septiembre 4, 2010



Muchos días sin escribir en el Blog. La verdad es que no encontraba tiempo para ello, aunque espero que se hayáis podido seguir nuestras actividades a través del diario de a bordo, donde Will Race, un alaskeño cargado de energía, conseguía describir las tareas a las que nos habíamos enfrentado.  Han sido un par de semanas de trabajos todavía más intensos que los habituales. Hemos estado empezando nuestra jornada a las 6 de la mañana y acabándola a las 9 de la noche, prácticamente sin descansar más que para las comidas. Además, la meteorología no ha acompañado en la mayor parte de los días. Hemos tenido fuerza 7 en muchas ocasiones, y casi nunca menos que fuerza 5.  Vientos de entre 30 y 60 km/hora. Todo ello unido a frecuentes chaparrones tropicales. Hemos pasado gran parte de los días empapados, tanto de agua de mar como de lluvia. Y en las pocas ocasiones que hacía sol, era demasiado como para estar trabajando en cubierta. Pero teníamos que hacerlo. Creo que las fotografías y los videos que hemos tomado y que están disponibles la web darán idea de la intensidad del esfuerzo.

A pesar de estas dificultades, hemos conseguido culminar el proyecto de instalación y recogida de membranas de medición de hidrocarburos diseñado por el Dr. Jeff Short, Director científico de Oceana en el Pacífico, con base en Juneau, Alaska. Jeff tuvo un papel preponderante, trabajando para el gobierno de los Estados unidos, en el seguimiento de los impactos del vertido del Exxon Valdez, hace ya quince años. Desde entonces se ha convertido en un referente internacional en el tema de hidrocarburos. Hace ocho años estuvo en España con motivo de la catástrofe del Prestige, y ahora ha dirigido el proyecto de Oceana para la detección de contaminantes tóxicos alrededor del emplazamiento de la plataforma Deepwater Horizon, de BP. Este estudio, una de las partes más importantes de la expedición al Golfo de México a bordo del Oceana Latitude,  pretende también detectar el movimiento de los hidrocarburos a través del penacho submarino que se dirige hacia el Suroeste desde la boca del pozo accidentado.

Después de instalar las membranas de medición en dieciséis estaciones, en profundidades de hasta 1,800 metros, separadas unas de otras cada 100 metros de profundidad, las hemos dejado capturando muestras durante cinco días antes de iniciar su recuperación. Había que localizar cada una de las boyas en un mar encrespado, con olas rompientes que no facilitaban la visibilidad, y después “pescar” cada una de las boyas y conseguir subirlas a bordo de un barco que daba tremendos bandazos, sin que se partiese la línea de casi dos kilómetros que atesoraba nuestros preciosos sensores. Mientras tanto, la Dra. Kim Warner, de nuestra oficina en Washington DC, se ha ocupado de recoger los datos oceanográficos disponibles gracias al uso de una sonda CTD. Todas esas tareas las ha coordinado con éxito Susan Murray, la Directora de las oficinas de Oceana en el Pacífico. Hoy, con la mayor parte de las membranas de medición recuperadas, nos preparamos para dirigirnos de nuevo a Gulfport y dar por terminada esta fase de la campaña y empezar una nueva etapa de la expedición. Las muestras serán llevadas a un laboratorio especializado y dentro de unas semanas tendremos los resultados de estas mediciones.