¡Propuesta de prohibición de la pesca de arrastre de profundidad!

Autor: Cristina Lopez de las Heras (Voluntaria)
Fecha: Julio 20, 2012



Imagínate un Boeing 747 (sin pasajeros) aterrizando sin control sobre un parque natural con árboles centenarios y otras especies de gran valor ecológico...

Ahora fíjate cómo actúan las redes de pesca de arrastre de profundidad: son enormes redes (dentro de las que cabría un Boeing 747) que  se desplazan por el fondo gracias a unas enormes y pesadas puertas de hierro situadas en los extremos de la red, que además hacen que la boca de la red permanezca abierta. Míralo en la parte final del vídeo.

A su paso destruyen praderas submarinas, corales milenarios y todo tipo de peces aunque no tengan valor comercial. Por cada kilo de pescado comercializable se destruyen hasta 16 kilos de animales marinos. El arrastre de fondo se utiliza también en zonas profundas, entre 500 y 1500 m. Las especies que se pescan a esta profundidad son muy vulnerables, sus ciclos de reproducción son muy lentos y llegan a la maduración sexual muy tarde, por lo que si se van capturando a mayor velocidad de lo que son capaces de regenerarse acabaremos con estas especies.

Congrio, rape, cigala, besugo, calamar, gallo son algunas de las especies que viven a esta profundidad, sus poblaciones están siendo sobreexplotadas y su recuperación es muy lenta o casi imposible.

Oceana trabaja para la explotación responsable de estos recursos pesqueros de profundidad, por ello celebramos la propuesta de la Comisión Europea de la prohibición del arrastre de fondo en aguas profundas del Nordeste Atlántico... o¡tro gran logro!