Petróleo en Canarias y Red Natura 2000, poco compatibles

© OCEANA/ Carlos Minguell

Autor: Cristina Lopez de las Heras (Voluntaria)
Fecha: Agosto 9, 2012



La Directiva Hábitats es la legislación medioambiental más importante de la UE, y ya podemos adelantar una cosa: en Canarias no se va a poder cumplir del todo. Esta norma exige que se protejan una serie de especies y hábitats amenazados, pero si las prospecciones de Repsol en Lanzarote y Fuerteventura se llevan a cabo, algunos de ellos se verán gravemente dañados.

En contra de lo exigido por la Directiva, en Canarias no se ha declarado ni una sola Zona de Especial Conservación para proteger arrecifes ni tampoco para estructuras submarinas causadas por emisiones de gases.

Y precisamente las zonas de las exploraciones petrolíferas presentan ambos tipos de hábitats. Así que en buena lógica deberían incorporarse a la Red Natura 2000, el conjunto de zonas protegidas que deben proponer los Estados miembros de la UE para cumplir con la Directiva.

Sin embargo, lo que está en peligro no son solo arrecifes y estructuras formadas por gases. Según un informe que acabamos de realizar, hay un total de 12 tipos de hábitats que peligrarán por la búsqueda de petróleo, así como 82 especies amenazadas.

A ello se suma que es muy probable que se vean afectados 25 espacios ya protegidos. Las zonas más expuestas a la destrucción por las prospecciones petrolíferas son:

  • Norte de Lanzarote: Los Jameos – La Corona – La Graciosa – Archipiélago Chinijo.
  • Centro y sur de Lanzarote: Cagafrecho – Guasimeta.
  • Norte de Fuerteventura: Corralejo – Lobos – La Bocayna.
  • Sur de Fuerteventura: Pozo Negro – Jandía.
  • Suroeste de Fuerteventura.

La empresa petrolera no ha informado al Gobierno español sobre la presencia de hábitats protegidos en la zona donde pretende llevar a cabo sus actividades, a pesar de conocerse su existencia. Oceana seguirá trabajando para que se reconozca la importancia de estos entornos y las especies que habitan en ellos y para que se cumpla la ley.