Nuevos vecinos “empadronados” en Portugal

©Athila Bertoncini
©Rui Esteves Silva
©Rui Esteves Silva
©Rui Esteves Silva

Autor: Natividad Sánchez
Fecha: Octubre 9, 2012



Las islas Berlengas son una reserva natural frente a la ciudad de Peniche, en Portugal, y un gran ejemplo de lo mucho que queda por explorar los fondos marinos. Aunque se hallan a pocos kilómetros de la costa, en solo dos semanas se han encontrado nada menos que 120 especies cuya existencia en la zona era desconocida. No solo eso, sino que cuatro o cinco de ellas podrían ser completamente nuevas para la ciencia. Increíble ¿no?

Entre los nuevos vecinos hay gran mayoría de briozoos –pequeños animales filtradores con aspecto de planta–, pero también algas, gusanos poliquetos, moluscos e incluso corales y peces. Y nadie sabía que vivían allí, a pesar de que el archipiélago está a un tiro de piedra de tierra firme.

El descubrimiento ha sido posible gracias a la campaña EMPEC/ M@rBis, un proyecto para documentar y georreferenciar la biodiversidad marina y para que Portugal amplíe la Red Natura 2000 en el mar. Esta vez, la campaña ha tenido lugar en las Berlengas y, por segundo año consecutivo, un científico marino de Oceana se ha puesto el neopreno y ha participado en ella.

Han sido 61 inmersiones y muchísima información recogida. Ahora queda por delante mucho trabajo de análisis y, sobre todo, de convencer a otros gobiernos de que no pueden gestionar bien un medio que conocen tan poco.