La anguila europea, en peligro crítico

© OCEANA / Enrique Talledo

Autor: Michalis Mihalitsis
Fecha: Diciembre 26, 2012



Las vacaciones ya están aquí y mucha gente a lo largo de Europa sale a comprar anguilas para las cenas navideñas, como todos los años. Pero lo que quizá muchos no sepan es que la anguila europea (Anguilla anguilla) está en peligro crítico de extinción. A efectos de comparativa, este nivel de amenaza es superior al del oso polar o el oso panda gigante.

Muchas personas quizá tampoco conozcan el increíble viaje que hace la anguila a través de su ciclo vital. Cuando las anguilas alcanzan su madurez sexual, realizan un largo viaje al Mar de los Sargazos, donde se reproducen y mueren. Al eclosionar los huevos, emergen pequeñas larvas. Estas nadan libremente y con ayuda de la corriente del Golfo comienzan un viaje de 300 días de duración de regreso a Europa.

Al llegar allí, se metamorfosean en pequeños peces transparentes. En esta etapa se las denomina angulas. Entran entonces en los ríos y los remontan, donde vuelven a metamorfosearse en pequeñas anguilas que se parecen más a los adultos que estamos acostumbrados a ver. Su crecimiento dura varios años y las lleva a convertirse en anguilas amarillas, denominadas así por su vientre amarillento-parduzco. En este momento, cuando se completa su crecimiento como adultos, el ciclo comienza de nuevo.

Muchos supermercados del Báltico han dejado de vender anguilas y en Dinamarca, COOP, un distribuidor de gran consumo líder que gestiona muchos supermercados en el país, también ha retirado esta especie de sus lineales. Ha habido algunos intentos de traer angulas desde el sur de Europa y reintroducir la población de aguas danesas, pero no hay pruebas de que estas anguilas hayan conseguido encontrar el camino al Mar de los Sargazos y reproducirse. Por desgracia, hay pocos conocimientos científicos sobre la anguila.

Oceana ha propuesto la protección de varias áreas en la zona que son importantes no solo para salvaguardar la anguila, sino también otras especies en peligro en el Báltico y el Kattegat.