Protegiendo las riquezas ocultas del Líbano

© OCEANA

Autor: Natividad Sánchez
Fecha: Enero 18, 2013



¿Puede un lugar a mil metros de profundidad, oscuro y frío ser un punto caliente de biodiversidad? ¡Sí, puede! De hecho, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) ha incluido cuatro sitios así en su estrategia de áreas marinas protegidas para el Líbano, y el motivo de que estemos hablando de ello es que ¡es una propuesta de Oceana!

¿Recordáis Oceana MedNet? Este proyecto es la primera red completa de áreas marinas protegidas que incluye localizaciones específicas en el Mediterráneo. Decimos que es completa porque también incluye zonas en mar abierto (entre otras razones), cuatro de las cuales están incluidas en la estrategia de la UICN y propusimos por su rica biodiversidad.

Por mencionar solo unas pocas especies icónicas, el cañón de Sour es un área donde se reproduce el atún rojo y habitan las tortugas boba y verde, dos especies en peligro. El escarpe de Beirut y los cañones Saint Georges y Juney son áreas de cría del pez guitarra común, una especie en peligro a pesar de su nombre que ya ha desaparecido de muchas áreas del Mediterráneo.

Aunque nuestro conocimiento de las profundidades sea menor que el de las aguas someras, más cercanas y con más colorido, el futuro de muchas especies importantes se encuentra a menudo en el fondo del mar. Y un poco de precaución basta para conservarlo. Crear una gran área marina o bien cuatro más pequeñas, como propone la UICN en el Líbano, es una gran iniciativa y en Oceana estamos encantados de haber contribuido a ella.