Dominando alta mar

Autor: Angela Pauly
Fecha: Febrero 15, 2013



“Alta mar”. El propio nombre evoca un océano salvaje y sin ley que se extiende hasta donde alcanza la vista… y también piratas (¿o soy solo yo?).

La verdad no está muy alejada de esto. Veréis, alta mar es lo que está más allá de la jurisdicción nacional y se halla “gobernado” por una serie de convenios internacionales, de los que el más importante es la Ley del Mar de las Naciones Unidas (que no ha sido ratificada por todos los países, incluyendo Estados Unidos). Utilizamos el término “gobernado” a la ligera, porque la realidad es que la ley se cumple poco, hay una sobrepesca rampante y están desapareciendo vastas cantidades de hábitats que son vitales y de biodiversidad, a veces incluso antes de que hayamos tenido ocasión de descubrirla.

Esta semana se ha presentado la Comisión Océano Mundial (Global Ocean Commission), que reúne a expertos y líderes de todo el globo con el fin de contribuir a los esfuerzos de la ONU en tanto que “sheriff” de estas aguas. Su objetivo es “formular recomendaciones política y técnicamente realistas a corto, medio y largo plazo, para abordar cuatro temas clave a los que se enfrenta la alta mar:

  • La sobrepesca
  • La pérdida de hábitat y de biodiversidad a gran escala
  • La falta de gestión eficaz y de cumplimiento
  • Las deficiencias en la gobernanza de la alta mar”

David Milibrand, antiguo Ministro de Asuntos Exteriores británico y ahora co-presidente de la Comisión, subrayaba el problema en una entrevista con el periódico The Observer de este país:

“La Ley del Mar de la ONU fue un gran logro, pero hoy en día necesitamos un nuevo marco de gobernanza para el océano mundial. (…) Lo peor del sistema actual es el saqueo y el pillaje a escala masiva. Es el equivalente ecológico a la crisis financiera. Los costes a largo plazo de la mala gestión de los océanos son, por lo menos, igual de grandes que los costes a largo plazo de la mala gestión del sistema financiero. Vivimos como si hubiera tres o cuatro planetas en lugar de uno, y no se puede seguir así”.

Nuestro Director Ejecutivo, Xavier Pastor, ha estado esta semana en Londres para asistir a la presentación, y añade lo siguiente:

“Controlar alta mar es un reto complicado. Ya es bastante duro luchar por la sostenibilidad pesquera y la recuperación de hábitats en el plano nacional, pero una vez que te aventuras en alta mar es una escala completamente diferente. Puede que la Comisión sea lo que necesitamos para que el mundo vuelva a comprometerse y pase a la acción. Hay más de 7.000 millones de personas en el planeta, y es nuestra responsabilidad proteger y recuperar la abundancia de los océanos para las próximas generaciones”.