Cómo incluir un área marina en la Red Natura 2000

© OCEANA / Angeles Sáez

Autor: Natividad Sánchez
Fecha: Mayo 21, 2013



Una de las muchas cosas que ocurren en Oceana entre expedición y expedición es que hay que procesar  el material obtenido en el barco. Cada día de trabajo en el mar genera muchos otros de tarea en tierra para visionar imágenes, identificar especies, consultar legislación, preparar propuestas de conservación, defenderlas… 

En esa fase nos encontramos ahora y os lo contamos hoy porque es el Día de la Red Natura 2000. Esta es la mayor red europea de espacios protegidos y fue creada un día como hoy de 1992, cuando veía la luz la Directiva Hábitats.

Dado que la Red Natura 2000 cuenta con mucha más superficie en tierra que en el mar, en España se está realizando un gran esfuerzo a través del proyecto LIFE+ INDEMARES para reunir datos  sobre diez áreas de alto valor ecológico e incorporarlas a la Red. Oceana se encarga de una de ellas, una montaña sumergida llamada Seco de los Olivos.               

Entre 2010 y 2012, hemos grabado 107 horas con el robot submarino (ROV) y ahora estamos elaborando el informe final. Sabemos que el Seco es una montaña rodeada de picos más pequeños de origen volcánico. Hay fuertes corrientes, que cambian de dirección a lo largo del día y –aparte de complicar la operativa del ROV– generan afloramientos de nutrientes, lo que da pie a una gran variedad de especies. Oceana ha documentado más de 500 y una de cada diez se encuentra protegida por alguna legislación, como delfines, rorcuales, tortugas bobas, corales rojos o tiburones cerdo. Así que es indudable que merece la pena conservar la zona.

Pero ¿es eso suficiente para declarar un área marina protegida?  En realidad, no.

Cada una de las áreas INDEMARES se somete a análisis de la huella pesquera y se valoran consideraciones socioeconómicas. Tras el proceso de consulta a los agentes sociales, en los próximos meses se elaborarán los formularios de propuestas de Red Natura 2000, se propondrán directrices de gestión y, por último, el Gobierno enviará a Bruselas la propuesta de declaración de Lugares de Importancia Comunitaria. Todo esto está previsto que ocurra antes de que acabe el año, así que ¡estamos corriendo mucho!