Conoce a la estrella espinosa

© OCEANA Sergio Gosálvez

Autor: Michalis Mihalitsis
Fecha: Mayo 10, 2013



Hemos pensado  que era hora de volver a una tradición de los viernes que iniciamos hace algún tiempo para presentar a nuestros lectores criaturas marinas interesantes. Así que esta semana os traemos la estrella espinosa (Marthaasterias glacialis).

Las estrellas de mar pertenecen al filo de los equinodermos, que también incluye erizos, pepinos de mar y ofiuras. La mayoría de las estrellas tienen cinco brazos dispuestos de forma radial desde un disco central. La estrella espinosa es grande, hasta 70 cm de diámetro, pero suele hallarse en torno a los 25-30 cm. Su color varía de marrón a verde grisáceo. Cuenta con cinco brazos estrechos y cada uno despliega tres filas de espinas blancas que normalmente tienen la punta morada.

La estrella espinosa se encuentra en hábitats diversos, desde zonas fangosas resguardadas a rocas expuestas al oleaje, y a profundidades que oscilan entre áreas muy someras y los 200 metros. Se alimenta vorazmente de animales vivos o muertos –moluscos, crustáceos y peces–, lo que puede causar daños a criaderos de mejillones y ostras.

Las poblaciones de estrellas de mar pueden crecer muy deprisa por su capacidad de regenerar miembros amputados. Atrapadas habitualmente en las redes, a menudo se rompen en fragmentos y los pescadores las devuelven al mar en la creencia de que morirán, pero en realidad están multiplicándolas. Si bien muchas estrellas son capaces de regenerar brazos perdidos mientras conserven el disco central, a algunas especies les crece un disco nuevo completo a partir de un solo brazo.

Oceana encontró algunas de estas estrellas durante la Expedición 2012 al Báltico y hemos propuesto la creación de varias áreas marinas protegidas que incluyen su hábitat, como Marstrandsskärgården y la fosa del Kattegat.