A vueltas con las redes de deriva en el Mediterráneo

© OCEANA/ Juan Cuetos

Autor: Angela Pauly
Fecha: Junio 4, 2013



Hace unos días se aprehendieron 3 km de redes de deriva ilegales en Italia. Es sorprendente e inquietante que una década después de entrar en vigor la prohibición de las redes de deriva en la UE, se sigan viendo casos de infracciones, particularmente entre la flota italiana.

Las redes de deriva no discriminan. Se utilizan redes enormes para pescar pez espada que se capturan accidentalmente y descartan ingentes cantidades de tortugas, tiburones, ballenas y delfines, entre otras muchas especies. De hecho, las redes de deriva son responsables de la mayor parte de capturas accidentales en el Mediterráneo y se ha llegado a estimar que causaban la muerte de 100.000 cetáceos al año.

Lo peor es que la flota italiana (y todas las que usaban redes de deriva antes de la prohibición) ha recibido grandes cantidades de subvenciones para reconvertir sus buques con dinero del contribuyente europeo, lo que nos lleva a preguntarnos qué hicieron los barcos con ese dinero.

Esta es la razón de que el control y el cumplimiento de la normativa resulten cruciales en cualquier tipo de legislación. De nada sirven leyes estrictas si en la práctica son papel mojado.

En la actualidad, una laguna legal en la prohibición de las redes de deriva permite un tipo de ellas, la ferrettara, que no puede pasar de 2.500 m de longitud y debe tener un máximo de 10 cm de luz de malla. Nos alegra ver que la Comisión Europea ha abierto un proceso consultivo para revisar la pesca a pequeña escala con redes de deriva y recabar información sobre este tipo de redes, con objeto de cerrar las lagunas legales de una vez por todas.

Hace unos años publicamos un informe sobre las redes de deriva en el Mediterráneo y su influencia en el pez espada al que quizá os interese echar un vistazo:  Pez espada y redes de deriva: la ausencia de control en las pesquerías del Mediterráneo.