El Parlamento Europeo rechaza las subvenciones más perniciosas

© OCEANA / Carlos Minguell

Autor: Angela Pauly
Fecha: Octubre 28, 2013



Tenemos excelentes noticias sobre nuestra campaña para combatir las subvenciones perniciosas que fomentan la sobrepesca. La semana pasada, el Parlamento Europeo votó sobre el FEMP, el instrumento financiero de la Política Pesquera Común que determina a qué se destinan los fondos. Nos alegramos de que en su mayor parte los eurodiputados comprendieran que debían votar en función de los objetivos de la reforma de la Política Pesquera Común.

Empecemos por las buenas noticias (y hay mucho de lo que alegrarse):

  • La UE dejará de conceder subvenciones a operadores que hayan pescado ilegalmente.
  • No se concederán subvenciones para nuevos buques: En la actualidad, la flota europea es entre 2 y 3 veces más grande de lo que los recursos marinos pueden mantener de forma sostenible. Más barcos incrementarían la ya inflada capacidad de la flota.
  • Aumenta de forma significativa el dinero destinado a recogida de datos (los fondos se han duplicado) y medidas de control (un aumento del 45%). Los estudios han demostrado que cada euro gastado en datos, control y cumplimiento de la ley obtiene un retorno potencial de la inversión de 10 euros.
  • Se invertirán fondos de la UE en la gestión e identificación de áreas marinas protegidas: estas son críticas para recuperar hábitats y stocks amenazados por actividades destructivas.
  • La definición de pesca artesanal y costera no se aplicará a buques de más de 12 metros ni incluirá arrastreros.
  • Los Estados Miembros deberán realizar evaluaciones exhaustivas sobre el equilibrio entre su flota y los recursos disponibles.

Aunque los puntos expuestos arriba constituyen grandes logros, los eurodiputados dejaron pasar varias subvenciones perniciosas, como fondos para nuevos motores y para paralizaciones temporales (pagar a los pescadores para que los barcos permanezcan amarrados).

Ciertamente esto no ha acabado. Lo próximo serán las negociaciones entre el Consejo de Ministros de Pesca y el Parlamento, con lo que culminará el FEMP. Esperamos que el Consejo no deje pasar esta oportunidad.