Tres años en el Báltico: Encontrando soluciones para recuperar un mar amenazado

© OCEANA / Carlos Minguell

Autor: Angela Pauly
Fecha: Mayo 9, 2014



Hace tres años desde que Oceana abrió oficina en Copenhague para trabajar en exclusiva en recuperar el mar Báltico, uno de los más contaminados y amenazados del mundo.

Esta es la trampa: sobre el papel, el Báltico está a kilómetros de distancia de la mayor parte de Europa en declaración de áreas marinas protegidas (AMP). Sobre el papel está protegido el 12% del Báltico, lo que significa que la región ha alcanzado y sobrepasado sobre el papel el objetivo fijado por la ONU de proteger el 10% de los océanos en 2020.  

Así que ¿por qué no montamos una fiesta para celebrarlo? Porque es solo eso: sobre el papel.

En nuestro último informe de la oficina del Báltico, revisamos todas las AMP de la zona y encontramos algunas noticias inquietantes. Más del 30% no tienen un mero plan que establezca normas o restricciones, lo que significa que en ellas todo sigue igual. Las llamamos “parques de papel”, porque en ellas de protección solo hay el nombre y lo que pone el papel. De hecho, hemos descubierto que la pesca no está completamente restringida en ninguna AMP y, lo que es peor, que en algunas se permiten métodos pesqueros destructivos como la pesca de arrastre.

Declarar AMP es crucial para proteger ecosistemas marinos críticos, en particular en un mar tan frágil como el Báltico, que sufre multitud de amenazas, desde la sobrepesca al cambio climático y la contaminación. Si no se crean y se aplican planes de gestión efectivos, las próximas generaciones habrán perdido el patrimonio marino de esta zona.

Con todo, no perdemos la esperanza. Es posible revertir el daño y apoyar un sector pesquero sostenible y próspero en la zona. Dado que las fronteras nacionales son muy poco importantes en el medio marino, la cooperación internacional es esencial. Eso es lo que nos hemos dedicado a hacer estos tres años: desarrollar propuestas basadas en los hallazgos de nuestras expediciones y cooperar con gobiernos, investigadores y agentes políticos de relevancia en el Báltico para aportar soluciones efectivas.

Ayer organizamos un evento con expertos de HELCOM, el Acuario del Oresund, DTU Aqua y otros ponentes para debatir los beneficios de la conservación marina. Aprovechamos para compartir los hallazgos de tres años de expediciones y cómo creemos que debe transformarse este conocimiento en políticas que funcionen. Representantes de la Fundación Velux y Zennström Philanthropies, dos de los respaldos más importantes de nuestro trabajo en el Báltico, acudieron también para hablar de cómo miden el éxito desde el punto de vista del donante.

Fue un debate fructífero y esperamos seguir manteniéndolo a lo largo de los años mientras seguimos luchando por recuperar el Báltico.

Para echar un vistazo a nuestro último informe, haz clic aquí.