Alexandra Cousteau visitará cabrera para apoyar la ampliación del Parque Nacional

Todos comunicados de Prensa…

Tras la expedición de Jacques Cousteau a bordo del Calypso en 1977, su nieta se une a un equipo de submarinistas de Oceana para tomar nuevas imágenes de Cabrera.


Marzo 5, 2013
Madrid
Contact:
Marta Madina ( mmadina@oceana.org )




Oceana propone multiplicar por 10 la superficie protegida y así incluir hábitats sensibles y especies amenazadas que quedan fuera de los límites del parque.

Alexandra Cousteau, nieta de Jacques Cousteau y asesora de Oceana, ha viajado a Baleares para apoyar la propuesta de ampliación del Parque Nacional de Cabrera. La visita se produce 36 años después de la expedición del famoso oceanógrafo francés a la isla a bordo de su emblemático barco, el Calypso. En los próximos días, Alexandra se sumará a un equipo de submarinistas de Oceana que tomará nuevas imágenes de los fondos para promover la extensión de la zona protegida.

El Mediterráneo ha sufrido graves daños en el último siglo y el Parque Nacional de Cabrera es un ejemplo perfecto de cómo la vida marina vuelve a ser abundante cuando se protege un área”, señala Alexandra Cousteau, asesorade Oceana. “Cuando mi abuelo, Jacques Cousteau, visitó la isla hace tres décadas, expresó su preocupación de que fuera demasiado tarde para protegerla. Pero ahora sabemos que el mar puede recuperarse si se actúa a tiempo y tenemos el deber de conservar lugares que antes eran desconocidos o cuya importancia pasaba desapercibida”.

Los trabajos previos desarrollados por Oceana en los alrededores del Parque Nacional han demostrado la existencia de una docena de ecosistemas y casi 300 especies que requieren protección. Entre ellas destacan el coral negro (Antipathes subpinnata), el coral rojo (Corallium rubrum) y la caracola tritón (Charonia lampas), así como un gran bosque de quelpos, un alga endémica del Mediterráneo y protegida por la legislación internacional, Laminaria rodriguezii, descubierto por Oceana en 2010.

“El Parque Nacional de Cabrera se creó para conservar una serie de especies y de hábitats, pero estos se encuentran también en las zonas aledañas y carecen por completo de protección. Es el caso de los fondos de algas –como las laminarias, el coralígeno y el maërl–, que, a pesar de estar legalmente protegidos por normativas europeas y españolas, están siendo arrasados por la pesca de arrastre”, explica Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana en Europa. “Por ello, Oceana propone ampliar la superficie protegida hasta 87.000 hectáreas, lo que supondría multiplicar por 10 la extensión actual”.

Cousteau ha mostrado su apoyo al proyecto tras comparar la alta biodiversidad documentada por Oceana que existe en toda la zona frente a otras muchas áreas del Mediterráneo occidental, y ante la preocupante destrucción de valiosos fondos marinos por  técnicas pesqueras destructivas y basuras. Por su experiencia como activista medioambiental y submarinista en distintos lugares del mundo, considera que Cabrera es un caso de estudio y es preciso avanzar en su protección, en lugar de retroceder.

Alexandra Cousteau colabora con Oceana desde 2012 como parte del equipo de asesores de la organización. Ha desarrollado diversas actividades para la organización internacional de conservación marina, entre las que se incluye participar en la Expedición 2012 al Báltico. Es nieta del famoso oceanógrafo y divulgador francés Jacques-Yves Cousteau, de quien aprendió a bucear en apnea a los siete años de edad. Con tan solo cuatro meses, Alexandra se embarcó en una expedición con su padre, Philippe Cousteau. Es una entusiasta defensora del medio ambiente y promueve la importancia de la conservación, recuperación y gestión sostenible de los recursos acuáticos en favor de un planeta saludable y una sociedad productiva.

Más información: Cabrera