Autoridad portuaria también ignora a los pescadores de Maò en el proyecto de dragado del puerto

Todos comunicados de Prensa…

Oceana ha consultado el informe elaborado por la cofradía de pescadores de Maó, donde recomiendan de manera explícita no verter el dragado al mar.


Febrero 4, 2013
Madrid
Contact:
Marta Madina ( [email protected] )




Oceana ha podido consultar el informe elaborado  por la cofradía de pescadores de Maó relativo al proyecto de dragado del puerto. En este informe, los pescadores muestran su preocupación por el hecho de que 7 de 23 muestras analizadas de la zona a dragar del puerto presenten niveles altos de mercurio y recomiendan que este material no se vierta al mar.

Además, los pescadores consideran que el proyecto de dragado no contempla las posibles afecciones del vertido del dragado a las pesquerías artesanales y que hay muy poca información sobre las praderas de posidonia, bancos de maërl y fondos rocosos cercanos a la zona donde se pretende hacer el vertido del dragado. Por todo ello, los pescadores de la Maó dicen de manera explícita que “no se cree recomendable verter estos sedimentos al mar”.

Maó es el puerto que cuenta con la mayor flota artesanal de Baleares, unas 40 embarcaciones (según el registro oficial de 2011), por lo que el vertido perjudicaría de manera importante a su actividad pesquera.

Autoridad portuaria no solo está ignorando las alegaciones de los ecologistas”, señala Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana en Europa, “sino que está ignorando los intereses de los pescadores de Maó y el informe elaborado por el Instituto Español de Oceanografía, el cual contempla las amenazas que representa este vertido y varias deficiencias del proyecto”.

Autoridad Portuaria, ante la publicación del informe del IEO por parte de Oceana, ha alegado que ha realizado estudios complementarios que han sido remitidos a esta entidad para aclarar cuestiones planteada. Pero estos resultados no han sido  hechos públicos, lo que Oceana considera esencial para demostrar de manera transparente a todos los ciudadanos que el vertido del dragado al mar no implica ningún riesgo para la salud de las personas, la calidad de la actividad pesquera ni los ecosistemas marinos.

Además, cinco estudios consultados por la organización internacional de conservación marina clasifican las concentraciones de mercurio encontradas en el puerto de Maó como no aptas para verter al mar. El mercurio es un tóxico que afecta al desarrollo neuronal y actualmente ya existen graves problemas en el mar con esta substancia, ya que ciertas especies de peces comerciales presentan altos niveles de este metal pesado.

Más información: Contaminación por mercurio