El futuro de los cetáceos en el Mediterráneo para por proteger montañas y cañones en el mar de Alborán

Todos comunicados de Prensa…

Especies como el delfín mular, el calderón, el rorcual o el delfín listado dependen de los ecosistemas presentes en cañones y montañas submarinas del mar de Alborán para su supervivencia.


Noviembre 23, 2011
Madrid
Contact:
Marta Madina ( mmadina@oceana.org )




La legislación europea y la española obligan a la creación de áreas marinas protegidas en zonas relevantes para los cetáceos.

Oceana alerta de que el futuro de decenas de especies de cetáceos depende del buen estado de los ecosistemas presentes en cañones y montañas submarinas del mar de Alborán, por lo que solicita su inclusión en una red de áreas marinas protegidas que asegure su conservación, de acuerdo a la Directiva Hábitat de la UE y a la Ley de Parques Nacionales. A pesar de que estos enclaves son puntos de alta biodiversidad, el uso continuado de las redes de deriva por la flota marroquí, la pesca de arrastre, el excesivo tráfico marítimo y la contaminación ponen en peligro su supervivencia.

Durante la expedición llevada a cabo en verano de 2011 en el mar de Alborán, con el apoyo de IberCaja, científicos de Oceana identificaron especies como el delfín mular (Tursiop truncatus), el listado (Stenella coeruleoalba), y el común (Delphinus delphis) el calderón común (Golbicephala melas) y el gris (Grampus griseus), rorcuales (Balaenoptera spp.) y el zifio de cuvier (Zioius cavirostirs). Tras analizar los datos recogidos, la organización internacional de conservación marina señala que enclaves como el Seco de los Olivos, el Banco de Djibuti, el cañón de Almería y el Banco del Sabinar deben ser protegidos ya que son esenciales para su alimentación en sus rutas migratorias, tanto a la entrada al Mediterráneo como a la salida hacia el Atlántico.

Ricardo Aguilar, director de investigación de Oceana Europa, afirma que los cetáceos están protegidos por los convenios de Bonn, Berna y Barcelona y la Directiva Hábitats de la UE, que clasifica al delfín mular y la marsopa como especies prioritarias y obliga a los Estados miembros a crear Áreas Marinas Protegidas para su conservación”, y añade que “en el caso de España, la Ley de Parques Nacionales hace extensible esta protección a todas las especies de cetáceos”.

La Ley 5/2007 de la Red de Parques Nacionales recoge la necesidad de completar dicha red con áreas marinas protegidas, entre las que se encuentran las “áreas pelágicas de paso, reproducción o presencia habitual de cetáceos o grandes peces migradores”. Actualmente no existe ninguna área marina offshore para la protección de los cetáceos en Alborán, a excepción de algunas zonas costeras con una pequeña franja marina, como Calahonda, Chafarinas y los acantilados de Aguadú (estas dos últimas en la orilla Sur), la Isla de Alborán y tres pequeñas zonas más en el área del Estrecho de Gibraltar. “Todas están incluidas en la Red Natura 2000 pero apenas representan el 0,5% de la superficie mar de Alborán, por lo que son claramente insuficientes tanto en superficie como en distribución para la protección de cetáceos en la zona”, señala Enrique Pardo, científico marino de Oceana.

Más información sobre cetáceos