El Oceana Ranger comienza su expedición 2010 por el Mediterráneo occidental

Todos comunicados de Prensa…

En colaboración con Fundación Biodiversidad, el catamarán de Oceana estudiará algunas de las montañas submarinas más importantes del Mediterráneo


Junio 15, 2010
Madrid
Contact:
Marta Madina ( mmadina@oceana.org )




El catamarán de investigación Oceana Ranger comienza hoy su Expedición 2010. En colaboración con Fundación Biodiversidad, el barco de Oceana recorrerá el Mediterráneo Occidental para estudiar algunas de sus montañas submarinas más interesantes y trabajar en la redacción de propuestas de conservación. Además, se tomarán por primera vez mediciones del pH del agua para calcular la acidificación de este mar y valorar el impacto de las emisiones de CO2 en el Mediterráneo.

 El Oceana Ranger zarpa hoy del puerto de Sagunto (Valencia), donde ha realizado la invernada, en dirección a las costas de Almería. En esta primera etapa de la expedición se estudiará en detalle el Seco de los Olivos o Banco de Chella, una montaña submarina en la que se ha encontrado una diversidad enorme de especies y hábitats. En ella y en los picos cercanos, Oceana ya identificó en 2007 concentraciones de cetáceos, jardines de gorgonias, corales poco frecuentes, numerosos crustáceos, e incluso la primera esponja carnívora encontrada en España.

Esta vez, la zona se estudiará en el marco de LIFE+ Indemares, un proyecto de la Unión Europea que persigue  identificar áreas marinas que deban ser protegidas dentro de la Red Natura 2000. Las Áreas Marinas Protegidas representan hoy en día el modo más efectivo para lograr la recuperación de un enclave, ya que evitan actividades pesqueras destructivas y constituyen un lugar seguro para la alimentación y reproducción de numerosas especies. A medio y largo plazo, producen además mayores beneficios económicos que las zonas sin proteger.

En el Seco de los Olivos, Oceana empleará un robot submarino o ROV con capacidad de filmar hasta 1.000 metros. El ROV lleva un cordón umbilical que permite a los científicos marinos a bordo ver en tiempo real qué se está grabando. Estas imágenes de vídeo se sumarán a las tomadas por buceadores profesionales, que solo llegan hasta 30 o 40 metros, y a las miles de fotografías submarinas que se prevé realizar entre esta y las siguientes etapas de la expedición.  

El ROV irá equipado además con una sonda CTD (Conductivity-Temperature-Depth), que medirá salinidad, temperatura, presión, profundidad y densidad del agua. Con esta información, Oceana comenzará a recoger datos sobre las aguas mediterráneas para estudiar el avance del cambio climático y su influencia. Al absorber buena parte de las emisiones de CO2, el mar contribuye a frenar el aumento de temperatura en la superficie terrestre, pero a cambio se acidifica. Esto perjudica a organismos como corales, crustáceos y moluscos, ya que les dificulta crear sus esqueletos y caparazones.

Oceana dispone de fotografías y vídeo sobre el Ranger y sus expediciones

Oceana TV: Cuenta atrás para la expedición del Oceana Ranger