El Parque Nacional de Coiba declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO

Todos comunicados de Prensa…

La Expedición de Oceana filmó y fotografió recientemente este importante ecosistema, en el Corredor marino del Pacífico mesoamericano, para impulsar su protección al máximo nivel.


Julio 20, 2005
Madrid
Contact:
Marta Madina ( [email protected] )




Durante la escala del catamarán Ranger en Coco (Costa Rica) y Coiba (Panamá), los buceadores de Oceana trabajaron con la Fundación MarViva en este espacio natural.

El Parque Nacional de Coiba (Panamá), que forma parte del Corredor Marino Mesoamericano junto con las Islas Galápagos en Ecuador, Gorgona y Malpelo en Colombia, e Isla del Coco en Costa Rica, acaba de ser incluido por la UNESCO en el listado de sitios considerados Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Oceana, cuyos recientes trabajos de filmación y fotografía han sido dados a conocer a la opinión pública internacional, con impactantes imágenes de los fondos marinos de Coiba, se congratula por esta decisión. La organización internacional en defensa del mar eligió Coiba como escala obligatoria en su travesía transoceánica por ser uno de los más importantes ecosistemas de la zona, junto con la Isla de Coco (en Costa Rica). El objetivo era y sigue siendo trabajar por la protección de este parque marítimo-terrestre al máximo nivel, en cooperación con la Fundación Mar Viva y los guardaparques de la zona.

Coiba es la tercera área marina protegida dentro del corredor marino mesoamericano en adquirir este estatus. Anteriormente Isla del Coco en Costa Rica e Islas Galápagos en Ecuador fueron declaradas Sitio Patrimonio Mundial de la Humanidad. Este reconocimiento por parte de la UNESCO representa un paso muy importante tanto para el movimiento medioambiental panameño (especialmente para la Fundación MarViva que desarrolla sus actividades de protección medioambiental en esta gran área) como para las autoridades de este país, que desde hace años ambos vienen luchando por conseguir este reconocimiento. A ellos se unió Oceana, durante la Expedición de seis meses que el catamarán Ranger llevó a cabo durante la primera mitad del año, desde el Pacífico hasta el Mediterráneo.  

“La declaración de Coiba como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, unida a su calificación como Parque Nacional Maritimo-terrestre por parte del gobierno panameño, es una garantía de que las amenazas que se cernían sobre Coiba, en particular la pesca furtiva y la urbanización, podrán ser combatidas con muchas más posibilidades de éxito”, declara el oceanógrafo Xavier Pastor, coordinador de la expedición del Ranger.

“La tarea que queda ahora es hacer que las leyes se cumplan de manera efectiva, y creemos francamente que el Gobierno de Panamá, los guardaparques de Coiba y la policía medioambiental de este país están trabajando seriamente en esa dirección”, añade el Director de Oceana para Europa, a bordo del Ranger, ahora navegando por aguas del Mediterráneo.

A 120 millas náuticas al sureste del Golfo Dulce (Costa Rica) y sólo a 12 de la cercana costa de Panamá se encuentra Isla Coiba.  Actividades intensas de pesca ilegal la convierten en un área protegida altamente amenazada.  La Fundación MarViva viene trabajando en este parque marítimo de forma similar a Isla del Coco. Arrecifes de coral, ballenas jorobadas, ballenas piloto, orcas, delfines, tortugas marinas (que realizan la puesta de sus huevos en sus playasen sus playas), manta-rayas, marlines y otras criaturas marinas forman parte de su riqueza natural. 

Entre  las actividades llevadas a cabo por los investigadores de Oceana durante su escala en la Isla de Coiba, en colaboración con MarViva, figuran:

§         Observación del impacto del cambio climático y el fenómeno de “El Niño” sobre los arrecifes de coral.

§         Filmación de especies marinas singulares como el mayor caballito de mar existente en el mundo: el caballito del Pacífico (Hippocampus ingens), que llega a alcanzar los 30 cm.

§         Seguimiento de la entrega de artes de pesca no autorizados por parte de los pescadores de la zona.

Algunas de las personas que actualmente trabajan en Oceana, desde Xavier Pastor, su Director para Europa, a Carlos Perez, Director de Operaciones de la organización, trabajaron anteriormente para poner en marcha la Fundación MarViva, un ambicioso proyecto experimental de guardaparques civiles que hasta el momento viene dando excelentes resultados.

Con la declaración de la UNESCO el trabajo de los investigadores y camarógrafos submarinos de Oceana en Coiba cobra un inusitado valor.