La presión de 12.000 arrastreros pone en peligro el futuro de la pesca en Europa

Todos comunicados de Prensa…

España recibe la Agencia de Pesca europea al tiempo que bloquea propuestas de reducción del esfuerzo pesquero.


Diciembre 17, 2003
Madrid
Contact:
Marta Madina ( mmadina@oceana.org )




Oceana considera que debe cambiar su política de pesca y ser coherente con el reciente nombramiento como sede de la Agencia de Pesca Europea.

La decisión de la UE de establecer en Vigo la Agencia de Pesca Europea supone un reto para el Gobierno español que, al tiempo de recibir esta noticia, declaraba no aceptar las propuestas de pesca realizadas por el Comisario de la UE, Franz Fischler.

Oceana advierte que España también ha anunciado la coordinación de un frente común, junto con Portugal, Grecia, Italia, Irlanda, Bélgica y Holanda para hacer fracasar cualquier propuesta encaminada a la reducción del esfuerzo pesquero, pese a que éstas se hagan con el objetivo de proteger stocks sobreexplotados y conseguir la recuperación de algunas especies. Oceana hace constar que estas medidas cuentan con el apoyo generalizado de la comunidad científica que,, incluso, ha recomendado recortes mayores.

Al convertirse tanto Portugal como España en los países donde se asentarán las dos agencias que mayor peso marítimo tengan en Europa, la Península Ibérica cobra un papel importantísimo en el liderazgo de la protección de los océanos. Además de la Agencia de Pesca, en Vigo, Lisboa será la sede de la Agencia de Seguridad Marítima, encargada de velar por el tráfico marítimo y poner en marcha medidas encaminadas a reducir los riesgos de nuevos accidentes en petroleros y otros buques mercantes.

Algunas poblaciones de peces, como el bacalao o la merluza, están al borde del colapso, lo que provocaría un caos en el sector pesquero europeo. Para evitar esta situación, el ICES (Consejo Internacional de Exploración de los Mares) ha propuesto establecer moratorias para algunas especies, que permitan  su recuperación.

Pese a que las pruebas científicas de la mala situación de los stocks pesqueros en Europa son abrumadoras, varios gobiernos, encabezados por España, han decidido ignorar estas alertas y apostar por adentrarse de pleno en una explotación irracional y acientífica de los recursos marinos.

“La apuesta por Vigo como sede de la Agencia de Pesca Europea debería originar un rápido cambio en el posicionamiento del Gobierno español.  No sería un buen comienzo que el gobierno anfitrión fuera el principal opositor de las medidas que promueva la Agencia”,  declara Xavier Pastor, Director de Oceana para Europa.

Las propuestas de Fischler, pese a estar bien orientadas, están lejos de poder ser efectivas ya que las reducciones en esfuerzo de pesca han sido catalogadas como insuficientes por los científicos. Además, sigue sin quererse abordar uno de los principales problemas de la pesca europea: el uso del arrastre de fondo.

Esta técnica de pesca no sólo sobreexplota los recursos pesqueros, sino que genera una importante mortalidad adicional, destruye los fondos marinos y acaba con zonas vitales para la reproducción y alevinaje de las especies comerciales.

En Europa hay más de 12.000 arrastreros de fondo provocando un impacto importantísimo sobre los ecosistemas marinos. De hecho, las especies en peor estado son aquellas que son objetivo de esta arte de pesca, como el bacalao, la merluza, el rape o la cigala, con lo que otras pesquerías menos dañinas y más selectivas también salen perjudicadas. Actualmente, entre el 65% y el 100% de los stocks pesqueros de la UE están sobreexplotados. Según Oceana, la presión ecológica y política que ejerce el sector del arrastre pone en peligro la continuidad de la pesca en Europa e impide la recuperación de los stocks pesqueros.

Ni España ni la UE pueden dar la espalda al conocimiento científico y dirigirse hacia un callejón sin salida. El Gobierno español tiene la oportunidad de demostrar, en la reunión de Ministros de Pesca en Bruselas, que su interés por la protección de los recursos pesqueros es acorde con haber sido elegida para albergar la sede de la Agencia de Pesca. Debe retirar sus objeciones a los planes de pesca para 2004.