Las recomendaciones de la UNESCO, UICN y RAMSAR refuerzan la propuesta de Oceana de proteger el área marina de Doñana

Todos comunicados de Prensa…

Oceana propone multiplicar por 20 la superficie marina protegida tras hallar especies amenazadas y hábitats de gran valor ecológico.


Julio 4, 2011
Madrid
Contact:
Marta Madina ( mmadina@oceana.org )




Los organismos internacionales promueven la ampliación del espacio marino protegido y reconocen como un peligro el proyecto de la nueva refinería Balboa.

Oceana aplaude las recomendaciones realizadas por la UNESCO, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y la Convención sobre los Humedales (RAMSAR) de ampliar la superficie marina del Parque Nacional de Doñana. Esta iniciativa va en la línea de lo defendido por Oceana, que propone multiplicar por 20 la superficie protegida tras documentar hábitats de alto valor ecológico y especies nunca antes vistas en los fondos marinos frente al parque.

“Oceana se ha dirigido al Gobierno de España y a la Junta de Andalucía con el fin de que se inicien de inmediato los trámites para hacer efectiva la ampliación de Doñana a una franja entre Mazagón y Rota. Las amenazas que sufre la zona y la documentación submarina que hemos realizado muestra que es necesario pasar de la franja costera actual, de menos de 2 kilómetros actuales, a una que oscilaría entre 8 y 20, según la zona. Por este motivo, supone un gran respaldo que los organismos internacionales que supervisan el Parque muestren su apoyo a la ampliación de la protección y gestión de su zona marina”, señala Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana Europa.

Durante años, diferentes organizaciones conservacionistas han solicitado una mayor protección del golfo de Cádiz, dada la gran importancia de esta área marina. Su enorme productividad, debida a la influencia de la desembocadura del Guadalquivir, y sus impresionantes fondos marinos, en los que Oceana ha podido documentar hábitats y especies de gran interés para su conservación, hacen del frente marino de Doñana un área merecedora del máximo grado de protección posible.

Pero la gran riqueza de estas aguas las convierte en objetivo para su explotación. Así, la sobreexplotación de los recursos, la pesca ilegal y la destrucción de sus frágiles hábitats marinos amenazan la integridad de estos ecosistemas y la sostenibilidad de las actividades que de ellos dependen. Entre los hábitats más valiosos se encuentran bosques de coral árbol (Dendrophyllia ramea), formaciones de coralígeno y colonias del coral anaranjado (Astroides calycularis), estas últimas descubiertas por Oceana y de gran importancia por ser la única especie de coral protegida en España.

El Parque Nacional de Doñana fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1994. Con su recomendación de ampliar la parte marina del parque, los organismos internacionales que velan por sus valores naturales se hacen eco de las preocupaciones expresadas en la reunión de enero por diversas organizaciones conservacionistas y sociales.

Entre ellas se encuentran los proyectos de nuevas infraestructuras como la proyectada Refinería Balboa en Extremadura, a la que daría servicio un nuevo oleoducto proveniente del mar para la descarga de hidrocarburos, y que conllevaría aumentar el riesgo de vertidos. Otro problema es el dragado del Guadalquivir para la mejora del acceso al puerto de Sevilla, proyecto para el que los organismos recomiendan al Ministerio de Medio Ambiente su definitiva paralización o revisión minuciosa.

Ficha: Actividades humanas en el entorno marino de Doñana

Propuesta de Oceana

Informe: Doñana y el Golfo de Cádiz (2010)