Los sondeos de hidrocarburos amenazan ecosistemas del Adriático y el Canal de Sicilia

Todos comunicados de Prensa…

Especies como ballenas, delfines y tortugas marinas se verán amenazadas por las actividades en mar abierto.


Diciembre 13, 2011
Madrid
Contact:
Marta Madina ( mmadina@oceana.org )




Oceana muestra su alarma ante los últimos proyectos de explotación de hidrocarburos en el litoral italiano, ya que ponen en peligro la integridad de frágiles ecosistemas marinos y el modo de vida de las localidades costeras. Por ello, la organización internacional de conservación marina solicita al Gobierno italiano y a Corrado Clini, recientemente nombrado ministro de Medio Ambiente, que detengan las concesiones y establezcan una moratoria en todo el Adriático para proteger esta zona, de gran productividad y riqueza biológica. Oceana pide también que se descarbonice el sector energético italiano y se invierta en renovables.

“Los futuros sondeos se encuentran junto a áreas marinas protegidas y enclaves críticos, como el canal de Sicilia, un lugar de reproducción de especies migratorias poco abundantes, como el tiburón blanco, el atún rojo y tortugas marinas”, explica Nicolas Fournier, Coordinador de la oficina de Oceana en Bruselas. “El Gobierno italiano debe hacer valer su autoridad contra los proyectos de hidrocarburos si no quiere ver amenazadas las economías costeras y la calidad de su entorno marino. Esperemos no tener que asistir en el Mediterráneo a un desastre como el de la Deepwater Horizon, algo con visos de probabilidad dadas las imperfecciones  que tiene el actual marco regulatorio de la Unión Europea para plataformas en el mar”.

Resulta particularmente preocupante el permiso concedido recientemente por el Ministerio de Medio Ambiente italiano a la compañía británica Northern Petroleum para que desarrolle exploraciones sísmicas en la costa sudeste de Puglia, un área de más de 6.600 km2 que rodea nueve Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) protegidos bajo la red europea Natura 2000, una reserva natural nacional, una Zona Especialmente Protegida de Importancia para el Mediterráneo (ZEPIM) en del Convenio de Barcelona y un área marina protegida (EUAP 27/4/2010) bajo la ley italiana.

Estas áreas son de extrema importancia para conservar la biodiversidad europea, ya que han sido designadas por sus extraordinarias características naturales y protegen de la creciente presión humana hábitats y especies en peligro y poco abundantes.

Tras acabar de reunir datos sísmicos en aguas de Puglia, en ocasiones a tan solo 7,3 millas de la orilla, Northern Petroleum pretende comenzar los sondeos en el primer semestre de 2012. Estos planes de exploración perjudicarán a la pradera de 65 km de Posidonia oceanica que hay frente a la costa de Puglia. Considerado hábitat prioritario dentro de la Directiva Hábitats, no solo es un entorno clave para el alevinaje de muchas especies de peces y crustáceos y un bioindicador fundamental de la integridad del ecosistema, sino que también absorbe gran cantidad de dióxido de carbono. Estudios sobre los servicios que prestan los ecosistemas estiman el valor de este hábitat en más de 14.000 euros por hectárea y año.

También se encuentra en peligro la tortuga boba (Caretta caretta), especie En Peligro según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, que recorre vastas extensiones del Adriático en sus migraciones. En la zona también habitan ballenas y otros cetáceos, incluyendo zifios de Cuvier y delfines listados y mulares, que en el pasado han varado en la playa con lesiones atribuidas a exploraciones sísmicas.

“El objetivo último de las petroleras es hacer prospecciones a lo largo de la costa adriática, lo que amenaza no solo a la vida marina, sino también a localidades y modos de vida que durante generaciones han mantenido estrechos vínculos con la salud de los océanos a través de la pesca y el turismo”, señala la Dra. Maria R. D’Orsogna, profesora de Física en la Universidad Estatal de California en Northridge, y experta en gas y petróleo. “Sería una inconsciencia permitir las prospecciones en un ecosistema tan delicado, con el constante peligro de explosiones, vertidos o derrames amenazando estas aguas”.

Resulta incluso más preocupante que se hayan anunciado operaciones similares en toda la costa oriental de Italia y en Sicilia, cuyos procesos de aprobación ya han comenzado. Se incluyen aquí, entre otras, las solicitudes de la compañía irlandesa Petroceltic entre Abruzzo y las islas Tremiti; la británica Spectrum Geo, para una exploración sísmica de 30.000 km2 nada menos en todo el litoral adriático desde el sur de Puglia a Rimini; y la australiana Audax Energy, que ha solicitado sondear el canal de Sicilia en un área medioambientalmente sensible que incluye los bancos Talbot, Pantelleria y Avventura.

Más información: Oceana’s recommendations on Offshore Drilling in Europe (en inglés)