Oceana advierte de que aún no se conoce el verdadero alcance del agotamiento de los océanos

Todos comunicados de Prensa…

El último informe de la FAO reconoce que sólo se han evaluado el 10% de los stocks pesqueros explotados.


Febrero 1, 2011
Madrid
Contact:
Marta Madina ( mmadina@oceana.org )




En dos años, el porcentaje de stocks totalmente explotados, sobreexplotados o agotados ha pasado del 80% al 85%

Oceana resalta la apremiante necesidad de disponer de mejor información científica sobre los stocks pesqueros tras el informe publicado anoche por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) sobre el estado de las pesquerías y la acuicultura en el mundo. Según dicho informe, el 85% de las pesquerías del mundo están totalmente explotadas, sobreexplotadas o agotadas (frente al 80% del estudio de 2009). Además, sólo se evalúan el 10% de los stocks explotados, lo que representa el 80% del total de desembarcos declarados. Las enormes lagunas existentes en los datos sobre la gran mayoría de los stocks suponen un serio riesgo para la biodiversidad marina, porque sin ellos no se pueden desarrollar planes de gestión eficientes.

«Aunque el declive de las pesquerías mundiales que se describe en el informe de la FAO es alarmante, lo más preocupante es nuestro desconocimiento del verdadero agotamiento de las poblaciones en los mares de todo el mundo», afirma Xavier Pastor, Director general de Oceana Europa. «La falta de información científica y la total ausencia de gestión para la mayoría de las poblaciones mundiales, implican una situación aún peor: en todo el mundo están desapareciendo especies sin que ni siquiera sepamos que existen».

La información utilizada en informes de evaluación como este último de la FAO representa tan solo una parte del número total de poblaciones explotadas en el mundo. Además, en las pesquerías de países desarrollados suele haber más información disponible, la cual falta en países en vías de desarrollo o flotas lejanas.

Mientras tanto, continúa habiendo niveles altos de capturas accidentales y descartes no declarados en todo el mundo. De hecho, el último cálculo publicado de descartes ascendía a 7 millones de toneladas anuales. Oceana propone una combinación de enfoques para abordar el problema, incluyendo, entre otros, la aplicación de medidas técnicas como mejorar la selectividad de las artes de pesca, cerrar las zonas de pesca y acabar con prácticas dañinas, como el arrastre de fondo.

La organización internacional de conservación marina señala que hay que dar muchos pasos para garantizar que los stocks pesqueros se exploten de manera sostenible en todo el mundo. Sin información precisa y sin planes de gestión que se desarrollen y lleven a cabo de manera correcta, la biodiversidad marina seguirá declinando.