Oceana apoya la iniciativa de fondeos ecológicos presentada en Formentera

Todos comunicados de Prensa…

El “Proyecto de regulación de fondeo de embarcaciones en la zona noroeste del Parque Natural de Ses Salines”, presentado el viernes por el Consell Insular de Formentera, pretende la instalación de 176 boyas para el fondeo ecológico.


Noviembre 7, 2011
Madrid
Contact:
Marta Madina ( [email protected] )




Oceana pide iniciativas similares en el resto de Baleares para frenar la degradación de las praderas de posidonia.

El archipiélago conserva algunas de las praderas más importantes del Mediterráneo, tras haber desaparecido un tercio de las de todo el mundo.


Oceana aplaude la presentación del “Proyecto de regulación de fondeo de embarcaciones en la zona noroeste del Parque Natural de Ses Salines”, que dio a conocer el viernes la responsable del área de Medio Ambiente, Energía e Industria del Consell Insular de Formentera, Silvia Tur. Este borrador representa una herramienta esencial para proteger las praderas submarinas de posidonia en esta zona protegida y es consecuencia de la las imágenes publicadas el pasado verano en las que se mostraba su destrucción por cadenas y anclas.

La organización internacional de conservación marina considera muy positiva la iniciativa del Consell, que desarrolla aspectos tan importantes para la protección y cuidado de la posidonia presente en el área protegida, como son la información al usuario, el número de embarcaciones permitidas y las sanciones que deberán imponerse a los infractores, entre otros. Además, propone la instalación de 176 boyas ecológicas.

El pasado 23 de agosto, todos los partidos políticos integrantes del Consell alcanzaron un acuerdo por unanimidad sobre la necesidad de adoptar medidas urgentes para la protección de las praderas de posidonia, tras la evidencia de la regresión de algunas de las más importantes del archipiélago balear. Dicho acuerdo ha posibilitado la  redacción de un borrador de plan de fondeo sólido, necesario para poner fin a la presión a la que las praderas de Ses Salines se ven sometidas por fondeo continuo y no regulado adecuadamente.

Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana Europa, explica: “La unanimidad política mostrada en el seno del Consell debe ser ejemplo para otras administraciones de cómo actuar ante las agresiones al patrimonio natural. Queremos felicitar a todos los partidos políticos por su decisión a favor de la conservación del espectacular entorno marino de la isla de Formentera, y pedimos al Govern Balear que perpetúe esta manera de actuar en beneficio de todos los ciudadanos de islas Baleares y su patrimonio marino”.

Las praderas de Posidonia oceanica localizadas en el Parque Natural de Ses Salines d´Eivissa y Formentera están declaradas Patrimonio de la Humanidad por UNESCO, por lo que Oceana ha remitido informes a la UNESCO y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Además, la degradación sufrida por las praderas de posidonia en zonas de fondeo no regulado dentro de él puede ser considerada como una vulneración de la Directiva Hábitats, normativa comunitaria esencial para la protección de los hábitats naturales y la fauna y flora silvestre, así como del resto de normativa estatal y regional de protección ambiental y de aplicación al área y a la especie Posidonia oceanica. Según el portavoz de la organización ecologista, teniendo en cuenta la gravedad de las agresiones perpetradas, Oceana ha cumplido con sus obligaciones estatutarias instando a las administraciones balear y española y a la Unión Europea a que se dé cumplimiento a la normativa vigente y se ponga fin de forma definitiva a la destrucción de este importante hábitat marino.

“Las administraciones deben cumplir con sus obligaciones. El caso que nos ocupa es especialmente grave, por tratarse de una planta muy protegida en todos los ámbitos, tanto como especie como por los hábitats que forma”, explica Ricardo Aguilar, Director de Investigación de Oceana Europa. “Existe una amplia normativa que obliga a su conservación y a tomar cuantas medidas sean necesarias para frenar su degradación. Aun así, sorprendentemente, las praderas marinas son uno de los hábitats más amenazados y en los últimos cien años han desaparecido la tercera parte de las praderas del planeta. Esta regresión va en aumento y debemos ponerle freno con iniciativas ejemplares como la que hoy ha sido presentada en Formentera”.

Oceana dispone de fotografías, vídeo y mapa de los daños por fondeos

Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana Europa, explica: “La unanimidad política mostrada en el seno del Consell debe ser ejemplo para otras administraciones de cómo actuar ante las agresiones al patrimonio natural. Queremos felicitar a todos los partidos políticos por su decisión a favor de la conservación del espectacular entorno marino de la isla de Formentera, y pedimos al Govern Balear que perpetúe esta manera de actuar en beneficio de todos los ciudadanos de islas Baleares y su patrimonio marino”.

 

Las praderas de Posidonia oceanica localizadas en el Parque Natural de Ses Salines d´Eivissa y Formentera están declaradas Patrimonio de la Humanidad por UNESCO, por lo que Oceana ha remitido informes a la UNESCO y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). 

 

Además, la degradación sufrida por las praderas de posidonia en zonas de fondeo no regulado dentro de él puede ser considerada como una vulneración de la Directiva Hábitats, normativa comunitaria esencial para la protección de los hábitats naturales y la fauna y flora silvestre, así como del resto de normativa estatal y regional de protección ambiental y de aplicación al área y a la especie Posidonia oceanica. Según el portavoz de la organización ecologista, teniendo en cuenta la gravedad de las agresiones perpetradas, Oceana ha cumplido con sus obligaciones estatutarias instando a las administraciones balear y española y a la Unión Europea a que se dé cumplimiento a la normativa vigente y se ponga fin de forma definitiva a la destrucción de este importante hábitat marino.

 

“Las administraciones deben cumplir con sus obligaciones. El caso que nos ocupa es especialmente grave, por tratarse de una planta muy protegida en todos los ámbitos, tanto como especie como por los hábitats que forma”, explica Ricardo Aguilar, Director de Investigación de Oceana Europa. “Existe una amplia normativa que obliga a su conservación y a tomar cuantas medidas sean necesarias para frenar su degradación. Aun así, sorprendentemente, las praderas marinas son uno de los hábitats más amenazados y en los últimos cien años han desaparecido la tercera parte de las praderas del planeta. Esta regresión va en aumento y debemos ponerle freno con iniciativas ejemplares como la que hoy ha sido presentada en Formentera”.

 

Oceana dispone de fotografías, vídeo y mapa de los daños por fondeos