Oceana apoya las reivindicaciones de la flota de bajura del Cantábrico sobre la anchoa

Todos comunicados de Prensa…

Las capturas de esta especie emblemática han pasado de 40.000 toneladas a menos de 10.000 en sólo 10 años.


Mayo 17, 2005
Madrid
Contact:
Marta Madina ( [email protected] )




Hubiera sido necesaria una drástica reducción de las cuotas de capturas permitidas para no agotar el stock

Oceana, la organización internacional que trabaja en exclusiva para la investigación y protección de los océanos, ya advirtió a finales del año pasado sobre los malos resultados que podrían esperarse en la temporada 2005 de captura de anchoa en el Cantábrico. Entonces Oceana pidió a la Unión Europea que siguiera los consejos cientificos del ICES y aprobara una fuerte reducción de las capturas para permitir su recuperación. Pero la UE no siguió estas recomendaciones.

La propuesta de Oceana, que solicitaba no permitir la captura de más de 5.000 toneladas en 2005, además de la prohibición del arrastre de superficie y del cierre de la zona de reproducción de la anchoa en las costas francesas fue totalmente desoída. En su lugar, los gobiernos de Francia y España solicitaron una cuota seis veces superior a la recomendada por el Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES) alegando que tenían en su poder informes científicos que demostraban el buen estado del caladero.  

Lamentablemente, la Ministra de Pesca, Elena Espinosa, nunca hizo públicos los referidos informes a pesar de serle requeridos en el Congreso de los Diputados por el Grupo de Izquierda Verde (IU-ICV). A propuesta de Oceana, el Grupo hizo una pregunta parlamentaria para conocer los informes científicos que decía tener entonces el Ministerio y que contradecían a los que manejaba la UE.

Lamentamos profundamente la situación tan delicada a la que se ha llevado a la flota de bajura del Cantábrico por desoír las recomendaciones científicas. Esperamos que los gobiernos de España y Francia recapaciten y adopten medidas urgentes para recuperar la anchoa, ha declarado Xavier Pastor, Director de Oceana en Europa, quien se encuentra en estos momentos a bordo del catamarán Oceana Ranger, cruzando el Atlántico en dirección a aguas europeas.

Durante los últimos tres años, los gobiernos de España y Francia han ignorado repetidamente los avisos y consejos que recibían de la comunidad científica.

  • En 2003, ICES recomendó no superar las 12.500 toneladas, pero se otorgaron 33.000.
  • En 2004, se volvió a pedir que no se capturaran más de 11.000, pero nuevamente se permitieron 33.000 toneladas.
  • Y en 2005, las recomendaciones ponían el tope en las 5.000 toneladas, pero se permitió una cuota seis veces superior.

Pese a las cuotas otorgadas, las flotas que capturan anchoa no han podido pescar ni el 50 por 100 de las capturas permitidas. 

La utilización de arrastre pelágico por parte de la flota francesa, que ha incrementado sus capturas en un 1.000 por 100 en los últimos 40 años, junto a no proteger la zona de alevinaje en las costas francesas, es considerada por Oceana como uno de los grandes errores de gestión de esta pesquería.