Oceana celebra la recuperación de la anchoa, pero pide una gestión basada en la precaución

Todos comunicados de Prensa…

Se trata de una oportunidad de gestionar de manera responsable el stock y no repetir errores del pasado, que obligaron a cerrar la pesquería cinco años.


Julio 15, 2011
Madrid
Contact:
Marta Madina ( mmadina@oceana.org )




La aprobación del plan de gestión a largo plazo, actualmente paralizado, resulta fundamental para su correcta explotación.

Oceana celebra la recuperación de la anchoa del Cantábrico después de que esta pesquería se haya visto obligada a cerrar durante 5 años (julio 2005-junio 2010) debido a la aplicación de una gestión insostenible alejada de las posibilidades reales de pesca. Un informe publicado hoy por el Consejo Internacional para la Exploración del Mar (CIEM o ICES por sus siglas en inglés) ha estimado la biomasa de la anchoa en unas 98.450 toneladas, muy por encima del nivel de precaución.

Este informe, basado en resultados de las campañas científicas realizadas por AZTI-Tecnalia y el Instituto Francés de Investigación para la Explotación del Mar (Ifremer por sus siglas en francés), confirma el importante aumento de la biomasa de anchoa en el Cantábrico. Esta tendencia positiva del stock ya comenzó a intuirse el año pasado cuando la especie alcanzó las 51.000 toneladas, lo que representaba superar por primera vez desde 2005 el nivel de precaución, establecido en 33.000 toneladas.

“La anterior gestión de la anchoa no sólo ha puesto en serio peligro la conservación del stock, sino que ha implicado graves consecuencias socioeconómicas para el sector y las industrias transformadoras asociadas”, recuerda Ricardo Aguilar, Director de Investigación de Oceana Europa. “El actual aumento de su biomasa es debido a una combinación de factores como son el cierre de la pesquería y las buenas condiciones oceanográficas, que han favorecido el éxito del reclutamiento”.

Sin embargo y a pesar de este incremento en el stock de anchoa del Cantábrico, Oceana quiere hacer un llamamiento a la prudencia para prevenir errores del pasado, ya que, si estos resultados permiten un aumento de los niveles de captura respecto a años anteriores, éste debe ser siempre acorde a los criterios científicos en pro de su gestión responsable. A este respecto, y a falta de límites de referencia para su explotación acorde al rendimiento máximo sostenible, la propuesta provisional de la Comisión Europea –aún no aprobada– de fijar una cuota de 29.700 toneladas para la próxima campaña cumpliría con el principio de precaución definido por ICES,.

“Se nos presenta una magnifica oportunidad para consolidar la recuperación del stock, afirma Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana Europa, “para lo que debemos implementar una gestión responsable acorde a las recomendaciones científicas. El tiempo confirmará si hemos aprendido de errores pasados”.

Oceana recuerda que todavía está pendiente de aprobación por parte de la Administración Europea el plan de gestión a largo plazo de la anchoa en el Golfo de Vizcaya e insta a que se agilice su tramitación. El correcto diseño, basado en criterios científicos, y aplicación del plan al margen de intereses cortoplacistas aumentarán las actuales garantías de explotación sostenible de la anchoa en la zona.