Oceana defiende ante Naciones Unidas que se eliminen los subsidios a las flotas de arrastre

Todos comunicados de Prensa…

Ricardo Aguilar, Director de Investigación y Proyectos de la organización marina internacional, presenta las propuestas de Oceana para que los subsidios sean exclusivamente concedidos a las flotas artesanales y de bajura.


Abril 27, 2004
Madrid
Contact:
Marta Madina ( [email protected] )




Oceana, la primera organización internacional dedicada en exclusiva a la investigación para la protección y recuperación de los océanos, participa hoy y mañana en Ginebra en una reunión de expertos sobre subsidios pesqueros y gestión sostenible de las pesquerías, convocada por el Programa de Medio Ambiente de Naciones Unidas (PNUMA).

A la reunión, que tiene lugar en Ginebra, sede central del PNUMA, acude Ricardo Aguilar, Director de Investigación y Proyectos de Oceana, quién pedirá que se eliminen los subsidios a las flotas pesqueras altamente destructivas de los recursos y los ecosistemas marinos, como son las de arrastre, que en Europa disponen de 15.000 barcos. Aguilar defenderá que los subsidios concedidos por la Unión Europea se destinen a apoyar la pesca selectiva, tal como Oceana acordó que haría la semana pasada, en su encuentro en Hondarribia  con los representantes de la flota de bajura del Cantábrico, que aglutina a unos 10.000 pescadores y que utiliza artes de pesca respetuosas con el medio marino.

Se estima que cada año se invierten en todo el planeta entre 14.000 y 20.000 millones de dólares en subsidios pesqueros (entre 11.827 y 16.896 millones de euros), siendo Estados Unidos, Japón, China y la Unión Europea los que más presupuesto destinan para subsidiar a sus flotas. Durante el periodo 2000- 2006 los últimos fondos de la UE para ayuda a la pesca, conocidos como fondos IFOP, han supuesto una inversión de 3.700 millones de euros. Estos fondos han servido para mantener a las flotas más destructivas e incrementar la sobrecapacidad pesquera en lugar de ayudar a la pesca sostenible. En el periodo anterior 1994-1999 una gran mayoría de estos fondos (2.700 millones de ecus) se destinaron a  aumentar la capacidad pesquera de las flotas, obtener nuevos acuerdos de pesca, subsidiar el combustible de los buques y permitir la expansión de artes de pesca destructivas.

Oceana propone al Programa de Medio Ambiente de Naciones Unidas que cree un protocolo en el que se indiquen qué tipo de subsidios son aceptables y cuáles van en contra de los acuerdos internacionales contra la pesca destructiva.

“Esperamos que el nuevo Gobierno de España, el país pesquero más importante de la UE, influya en la Comisión Europea para que las decisiones sobre subsidios cambien de rumbo”, afirma Xavier Pastor, Director de Oceana en Europa. “Y que en vez de incrementar la capacidad de las artes destructivas de las flotas industriales, como hasta ahora, se proteja la actividad de la pesca sostenible llevada a cabo por las flotas de bajuras y artesanales de toda Europa”, añade Pastor.

Aunque Oceana admite que los cambios en la nueva política pesquera comunitaria (PCP) han sido importantes, considera que la política de subsidios de la UE tiene que demostrar que sus intenciones respecto a la gestión pesquera sostenible no son papel mojado.