Oceana denuncia actividades de pesca de arrastre ilegal al sur de Mallorca

Todos comunicados de Prensa…

Ecosistemas protegidos por normativa comunitaria y española están siendo arrasados por actividades ilegales de arrastre.


Octubre 30, 2012
Madrid
Contact:
Marta Madina ( mmadina@oceana.org )




Oceana ha pedido al Gobierno central y al Govern de les Illes Balears que se haga efectiva la protección de los fondos de coralígeno y maërl cercanos a Cabrera.

Oceana ha alertado a través de sendos escritos al Secretario General de Pesca, Carlos Domínguez, y al Conseller d’Agricultura, Medi Ambient i Territori, Gabriel Company, de la realización continuada de pesca de arrastre ilegal en zonas de coralígeno y maërl (avellanó) en los alrededores de Cabrera. Estas formaciones de algas rojas calcáreas, reconocidas como hábitats protegidos por normativa pesquera nacional e internacional, cuya existencia está seriamente amenazada por estas actividades al sur de Mallorca, dentro de la Reserva del Migjorn y al este del Parque Nacional de Cabrera, en la zona conocida como Fort den Moreu.

El arrastre es una seria amenaza para su conservación y la de las especies que dependen de ella, como la merluza, la langosta y el salmonete. Por ello, Oceana exige al Gobierno que haga efectivo de una vez el cumplimiento de la legislación aplicable, como son el Reglamento del Mediterráneo y el Plan Integral de Gestión de los recursos del Mediterráneo, y decrete la prohibición expresa de la pesca con redes de arrastre en las zonas con presencia de estos hábitats.

“Llevamos años reclamando la protección efectiva de estos hábitats, por su importancia ecológica y pesquera y porque se trata de una obligación legal  bajo la normativa comunitaria y nacional, que los reconoce como hábitats protegidos”, explica el oceanógrafo Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana Europa. “El maërl y el coralígeno son una fuente de la riqueza pesquera del Mediterráneo y así lo demuestran numerosos estudios, algunos provenientes incluso de la propia Administración balear, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Instituto Español de Oceanografía (IEO) . Sin embargo, estos fondos, que por su alta importancia ecológica deberían ser ya considerados parte del Parque Nacional, son destruidos por la pesca de arrastre ante la pasividad de los gobiernos central y el autonómico a pesar de tratarse de una actividad ilegal”.

Oceana señala que en la zona se encuentran además hábitats esenciales y sensibles, de interés para la pesca, que deben ser adecuadamente gestionados. Es el caso de nidos de chuclas, áreas de puesta de calamar y campos de crinoideos, todos ellos citados por las Naciones Unidas como hábitats que deben ser gestionados para el mantenimiento de las pesquerías.

Más información: Cabrera