Oceana denuncia que el deterioro de las praderas de posidonia de Baleares se está acelerando y expandiendo

Todos comunicados de Prensa…

Su pérdida pone en riesgo los más de 1.000 millones de euros anuales que producen estos ecosistemas


Agosto 16, 2011
Madrid
Contact:
Marta Madina ( [email protected] )




El equipo de científicos marinos y submarinistas de Oceana, a bordo del buque de investigación Oceana Ranger, ha documentado en los últimos días el daño provocado por los fondeos sobre las praderas submarinas de Es Freus, entre Ibiza y Formentera. Pese a tratarse de una zona protegida y estar prohibido el fondeo sobre las comunidades de posidonia, cientos de embarcaciones largan sus anclas sobre estos importantes prados submarinos cada día, tratándose por tanto de una actividad totalmente ilegal.

La falta de vigilancia y la inexistencia de boyas de fondeo que impidan el daño sobre los fondos marinos han provocado que decenas de hectáreas de Posidonia oceanica se vean fuertemente degradadas o hayan desaparecido completamente. Esta falta de protección y control también ha llevado a que los buques busquen nuevas zonas de fondeo, expandiendo la destrucción hacia las zonas con mayor densidad de plantas, como en el Racó de S’Oli, en Formentera

“La zona frente a Ses Illetes no puede ya soportar una agresión tan continuada y fuerte, y son ahora los fondos de la parte sur los que están recibiendo una afluencia cada vez mayor de embarcaciones y fondeos. Son miles las plantas arrancadas que hemos podido observar en esta zona,  ha declarado Ricardo Aguilar, director de investigación de Oceana, a bordo del Ranger.

Según un estudio publicado en la prestigiosa revista científica internacional Nature, las praderas de fanerógamas como la Posidonia oceanica y otras comunidades de grandes algas pueden producir anualmente pesca, materia orgánica, protección de costas, y otros bienes por valor de 14.500 euros por hectárea y año. Baleares cuenta con alrededor de 100.000 hectáreas de praderas de fanerógamas marinas.

Según el oceanógrafo mallorquín Xavier Pastor, director ejecutivo de Oceana en Europa, “Estas praderas, además de ser la fabrica que más beneficios produce en Baleares, ayudan a mantener la principal industria de las islas; el turismo. Sin ellas, difícilmente se mantendrán a corto plazo  muchas de las playas y parajes submarinos que atraen a millones de personas de todo el mundo. Si tan solo se invirtiera menos del 1% de los beneficios que estas plantas generan se podría contar con medios más que suficientes para su protección”.

Oceana denunciará ante la Comisión Europea, la Unesco y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza el deterioro que sufren estas praderas y pedirá a España, al Govern Balear y a los Consells insulares que apliquen la legislación y cumplan con las directivas europeas que incluyen a las praderas de Posidonia oceanica como hábitat prioritario.

Más información sobre Baleares y sobre hábitats marinos protegidos

Imágenes sobre el impacto de los fondeos en las praderas sumergidas