Oceana descubre en el Mar de Alborán uno de los arrecifes de coral de profundidad más importantes y amenazados del Mediterráneo

Todos comunicados de Prensa…

Gran parte del arrecife se ha perdido ya por el uso de diferentes artes de pesca, como el arrastre de fondo y el palangre, pero aún quedan extensas zonas con corales blancos a más de 300 metros de profundidad


Julio 19, 2010
Madrid
Contact:
Marta Madina ( mmadina@oceana.org )




Los arrecifes de corales de profundidad han desaparecido ya de la mayor parte del Mediterráneo.

Oceana ha descubierto grandes colonias de corales blancos y una rica fauna asociada en aguas españolas del mar de Alborán, con mayor abundancia entre los 300 y 500 metros de profundidad. El hallazgo se ha producido durante la expedición 2010 del catamarán de investigación Oceana Ranger, como parte del proyecto LIFE+ INDEMARES. Dado el interés de este hábitat para numerosas especies y su mal estado de conservación, Oceana como socio del proyecto, estudia esta área para su posible protección.

Hallazgos como el arrecife de coral de Santa María di Leuca en Italia, o de los cañones de Creus y Palamós en Cataluña habían abierto la esperanza sobre la posibilidad de que aún existieran nuevos arrecifes de corales de profundidad por descubrir. Este nuevo arrecife hallado en Alborán es uno de los más importantes del Mediterráneo, pero también uno de los más amenazados, ya que la mayoría de las colonias están muertas o se encuentran en peligro por las actividades de pesca que se realizan en la zona.

Colonias vivas de corales de profundidad coexisten con grandes extensiones de corales muertos. Los corales que aún sobreviven sufren un deterioro acelerado que amenaza uno de los ecosistemas más ricos de este mar. Los corales blancos se entremezclan con corales negros, corales látigo, esponjas de cristal y otras especies de estas profundidades para configurar un hábitat de gran importancia para especies como las gallinetas, los peces reloj, los besugos, etc.

Se cree que la mitad de los arrecifes de corales blancos del Atlántico han desaparecido ya, y en el Mediterráneo la situación parece ser peor. La mayoría de las investigaciones realizadas hasta la actualidad sólo encuentran corales muertos que antaño debían formar grandes arrecifes en las profundidades marinas.

Oceana ha dado la voz de alerta para que se incremente la superficie y número de áreas marinas protegidas y se impida el fuerte retroceso de los ecosistemas más vulnerables del Mediterráneo, como los arrecifes de coral, los fondos de maërl, el coralígeno, los bosques de algas laminariales y fucales, etc.

El proyecto LIFE+ INDEMARES tiene como objetivo contribuir a la protección y uso sostenible de la biodiversidad en los mares españoles estudiando diez áreas marinas con el objetivo de conocer sus valores naturales y, en su caso, proponerlas para su inclusión en la Red Natura 2000 marina.

El Mediterráneo sigue sufriendo un gran número de amenazas a causa del elevado número de actividades humanas que se realizan en él; la pesca destructiva, la destrucción litoral, el tráfico marítimo, los vertidos contaminantes, las explotaciones de gas y petróleo, o el cambio climático hacen mella sobre este mar, que aún alberga una rica biodiversidad y algunos de los ecosistemas más espectaculares del planeta.

“Es doloroso ver que hay más volumen de corales muertos que vivos. Si las colonias vivas que hemos encontrado ya son de por sí espectaculares, habría que imaginarse lo que llegaron a ser estos magníficos arrecifes antes de su deterioro”, declara Ricardo Aguilar, Director de Investigación de Oceana Europa.

El director de Estudios y Proyectos de la Fundación Biodiversidad, Ignacio Torres, ha apuntado que "estos hallazgos confirman la relevancia y oportunidad del proyecto INDEMARES. La información que se está recabando servirá para mejorar la protección y uso sostenible de los recursos marinos, que es el espíritu que guía la actuación de todos los socios implicados en el proyecto".

Los arrecifes de coral son considerados como hábitats de interés comunitario por la Directiva Hábitats, mediante la cual los Estados Miembros, entre ellos España, deben crear áreas marinas protegidas para su conservación. La reciente evaluación del estado de cumplimiento de dicha directiva para el medio marino ha puesto de manifiesto la acusada falta de protección para estos lugares importantes, siendo por tanto urgente y necesaria su inmediata protección. El proyecto LIFE+ INDEMARES da respuesta a esta obligación mediante la identificación de espacios de valor para la Red Natura 2000.

Coordinado por la Fundación Biodiversidad, el proyecto tiene un enfoque participativo e integra el trabajo de instituciones de referencia en el ámbito de la gestión, la investigación y la conservación del medio marino: el Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Medio Marino (a través de la Secretaría General del Mar), el Instituto Español de Oceanografía, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, ALNITAK, la Coordinadora para el Estudio de los Mamíferos Marinos, OCEANA, la Sociedad para el Estudio de los Cetáceos en el Archipiélago Canario, SEO/BirdLife y WWF España.

Las actuaciones previstas en el marco del proyecto se desarrollan entre el 1 de enero de 2009 y el 31 de diciembre de 2013. Cuenta con un presupuesto de 15,4 millones de euros, cofinanciado por la Comisión Europea en un 50%.

Diario de a bordo de la Expedición 2010 del Oceana Ranger

Video: Corales de profundidad