Oceana descubre en las montañas sumergidas de Baleares muchos de los hábitas más amenazados del Mediterráneo

Todos comunicados de Prensa…

Grandes fondos de coralígeno y maërl, esponjas carnívoras, corales negros y corales bambú o rayas, crustáceos y otras muchas especies son parte de la enorme diversidad biológica de estos parajes


Agosto 19, 2010
Madrid
Contact:
Marta Madina ( mmadina@oceana.org )




El catamarán de investigación de la organización internacional de conservación marina, el  Oceana Ranger, en colaboración con la Fundación Biodiversidad, acaba de finalizar en Palma de Mallorca una expedición que se ha prolongado durante casi tres meses, de los que las últimas dos semanas estuvieron dedicadas a las Baleares.

Oceana ha descubierto en las montañas submarinas de estas islas muchos de los ecosistemas más amenazados del Mediterráneo, entre los que se encuentran algunos hábitats vulnerables como el coralígeno, los campos de gorgonias y las agregaciones de esponjas y maërl, y otros hábitats sensibles, como los campos de corales bambú, las plumas de mar gigantes o los fondos con braquiópodos de fango. Desde que Oceana empezara a muestrear estas montañas en 2006, ha realizado más de 30 inmersiones con robot submarino (ROV) entre los 80 y los 670 metros de profundidad, lo que ha permitido recorrer más de 50 Km. en inmersiones y filmar hasta 90.000m² de ecosistemas de fondo.

Entre los hallazgos más interesantes destaca la presencia de esponjas carnívoras y caracolas tritón sobre la montaña Ausias March -ambas especies protegidas por la Convención de Barcelona-, los corales negros y bambú de Ses Olives, los grandes y variados campos de esponjas y gorgonias, o las holoturias nadadoras en el banco Emile Baudot, también conocido como “Es port d’es francés”. Además la gran capacidad de penetración de la luz en la columna de agua  permite el desarrollo de ricas comunidades de algas verdes, rojas y pardas, e incluso de comunidades coralígenas hasta los 150 metros de profundidad. De esta enorme biodiversidad se benefician además especies pelágicas protegidas por la legislación nacional e internacional, como el cachalote, la tortuga boba o los delfines mular, listado y común, también observados en el área durante esta expedición.

Los campos de corales bambú, plumas de mar o braquiópodos son reconocidos internacionalmente por su importancia para muchas especies de interés comercial. De hecho en las zonas estudiadas por Oceana se ha documentado una amplia gama de crustáceos, como gambas, centollos de profundidad, cigalas, langostas, camarones y cangrejos, que pueden formar densas comunidades en los lugares mejor conservados. A pesar de ello, se han detectado amenazas sobre estos fondos que Oceana ha podido documentar.

Xavier Pastor, director ejecutivo de Oceana en Europa, ha afirmado: “Con la información científica de la que disponemos actualmente esperamos contribuir a la creación de áreas marinas protegidas en alta mar en el Mediterráneo ". 

Estos datos, añadidos a los obtenidos durante las expediciones anteriores de Oceana en la misma zona, serán estudiados con detalle para realizar una propuesta de protección que asegure la conservación de uno de los puntos calientes de biodiversidad más importantes del Mediterráneo.

 

 

Oceana dispone de fotografías  y vídeo

Diario de a bordo de la Expedición 2010 del Oceana Ranger