Oceana descubre rederos italianos usando redes de deriva ilegal en aguas de Túnez

Todos comunicados de Prensa…

Investigadores de Oceana a bordo del buque oceanográfico Marviva Med documentan a cinco pesqueros procedentes de Sicilia pescando ilegalmente pez espada en aguas tunecinas.


Julio 10, 2008
Madrid
Contact:
Marta Madina ( [email protected] )




Las redes de deriva son un arte de pesca ilegal prohibido por la Unión Europea desde 2002 para todos sus barcos en cualquier zona del mundo, y en todo el mar Mediterráneo por ICCAT y la CGPM.

La organización de conservación marina Oceana lleva a cabo un proyecto conjunto con la Fundación Marviva en el Mar Mediterráneo, destinado a la protección de recursos pesqueros como el atún rojo, la denuncia de actividades de pesca ilegal, y la protección de hábitats marinos en peligro.

Durante esta semana, observadores de Oceana a bordo del buque de investigación Marviva Med han identificado y denunciado la actividad de varias embarcaciones italianas, procedentes de puertos del norte y costa Jónica siciliana, y que en aguas limítrofes tunecinas parecen haber encontrado refugio para su actividad ilegal. Estos pesqueros realizan mareas de varios días hasta los caladeros de pez espada del Sur de Cerdeña y el este tunecino.  

Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana Europa y responsable de la campaña a bordo del Marviva Med, ha reiterado una vez más la necesidad de acabar con este arte de pesca: “Oceana desarrolla una campaña contra el uso de este arte ilegal desde hace más de cuatro años. Algunos de estos rederos ilegales son viejos conocidos de nuestra organización, han sido observados y denunciados en años anteriores por usar redes de deriva e incluso, en algunos casos, han sido subvencionados para reconvertirse a otros artes de pesca más sostenibles”.

“Andrea Doria II”, “Ausonia”, “Saratoka”, “Ross Lucy”, o “Federica Secona”, son los nombres de estas embarcaciones cuya actividad ilegal ha sido ya denunciada por Oceana a la Guardia Costiera italiana mediante correos electrónicos remitidos desde el Marviva Med. Aparentemente su estructura y las artes que llevan a bordo representan todas las características de buques de arrastre o palangreros. Sin embargo, en el interior, guardan kilómetros de las redes conocidas como cortinas de la muerte, que calan durante la noche y recogen a la salida del sol para capturar pez espada y túnidos.

Muchas de estas embarcaciones han sido ya previamente denunciadas en los informes de Oceana de 2006 y en el recientemente publicado "Redes de deriva italianas: la continuidad de una pesca ilegal. Informe de la campaña de Oceana 2007"

Las redes de deriva italianas son una de las principales causas de mortandad de cachalotes y otros cetáceos en el Mediterráneo. Desde que el buen tiempo ha permitido el inicio de la campaña de pesca, cachalotes enmallados, muertos o moribundos, arriban a las costas de Calabria. Recientemente, uno de estos cetáceos apareció en Islas Baleares, arrastrado por las corrientes y rodeado por restos de ese tipo de red. 

Xavier Pastor ha añadido: “La frecuencia con la que observamos y denunciamos estas embarcaciones es demasiado alta, si consideramos que nos encontramos ante un arte ilegal que fue prohibido hace seis años”. El uso de redes de deriva no se limita únicamente a la flota italiana. Túnez y Argelia también utilizan redes de deriva para la captura de túnidos, a pesar de los compromisos internacionales adoptados contra este arte de pesca en el seno de organizaciones como ICCAT o la CGPM. Como conclusión, Xavier Pastor ha señalado: “Más de 500 embarcaciones continúan utilizando redes de deriva en el Mar Mediterráneo, cuestionando la validez de la legislación y los acuerdos internacionales y amenazando la supervivencia de especies protegidas”.