Oceana detecta más especies protegidas en los vídeos de Autoridad Portuaria de Maó

Todos comunicados de Prensa…

Se ha identificado un gasterópodo de gran interés no detectado en los muestreos de Oceana, la caracola Zonaria pyrum, una especie estrictamente protegida.


Febrero 20, 2013
Madrid
Contact:
Marta Madina ( mmadina@oceana.o[email protected] )




Oceana ha identificado una especie protegida más, la caracola Zonaria pyrum, en los vídeos elaborados por la Autoridad Portuaria de los fondos donde pretenden verter los fangos contaminados del dragado del puerto de Maó. Esta caracola, llamada comúnmente porcelana, es una especie estrictamente protegida por las Convenciones de Barcelona y Berna, y está incluida en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial.

Por otra parte, las imágenes recogidas por Autoridad Portuaria coinciden con las de Oceana en la presencia de rodolitos, ecosistema sensible a los impactos y de gran interés para especies pesqueras, por lo que se encuentran protegidos de la pesca de arrastre. Otros fondos que aparecen en las imágenes son de gran importancia para especies comerciales como la langosta (Palinurus elephas), el lenguado (Solea solea) o el raor (Xyrichtis novacula).

“Con las imágenes de Oceana y las de Autoridad Portuaria no queda ninguna duda de la rica biodiversidad de la zona donde se pretende hacer el vertido de los dragados”, afirma Ricardo Aguilar, Director de Investigación de Oceana en Europa. Los vídeos de la Autoridad Portuaria permiten pasar de dos especies de esponja y un de alga protegidas a contar también con un gasterópodo protegido”.

Oceana no entiende cómo Autoridad Portuaria puede justificar que se puede verte 200.000m3 de material contaminado sobre esta zona sin que afecte a todos los ecosistemas y especies protegidas encontradas.

“El argumento de que sobre arena no hay impacto negativo es totalmente falso”, apunta Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana en Europa. Precisamente en la arena vive la especie más apreciada por los pescadores recreativos de la isla, el raor, con lo que este vertido afectaría a esta pesquería tan apreciada”.

Oceana no se opone al dragado del puerto, sino a que se viertan fondos contaminados con metales pesados libremente en el mar por el peligro que tienen para la salud humana y el impacto que generará sobre el ecosistema marino. En el cuadrante donde se pretende hacer el vertido, Oceana ha documentado una elevada densidad de rodolitos, con lo que estas algas –que forman un hábitat legalmente protegido– morirían sepultadas por el fango.

Estudio sobre las comunidades en la zona elegida para el vertido de lodos contaminados del dragado del puerto de Maó

Oceana dispone de fotografías e imágenes de vídeo de los fondos afectados

Más información: Contaminación por mercurio