Oceana exige explicaciones al PSOY y al PP en relación a su contribución con el aumento de capturas de tiburón

Todos comunicados de Prensa…

La organización ecologista declara que España contribuye a la desaparición de tiburones dado el importante papel de su flota en las pesquerías en todo el mundo.


Diciembre 5, 2006
Madrid
Contact:
Marta Madina ( [email protected] )




En una carta dirigida al PSOE y al PP, la organización internacional de conservación marina Oceana demanda una respuesta a las recientes propuestas de incrementar las capturas de tiburón por parte de representantes de ambos partidos en el Parlamento Europeo, y les pide propuestas para establecer sistemas de gestión para estos animales tan importantes.

Los tiburones son criaturas extremadamente vulnerables a pesar de esa fiera imagen que se les ha dado en los medios, y sus poblaciones no pueden resistir la increíble presión a la que están sometidas, tanto como especie objetivo de las redes, como por capturas accidentales. Sus poblaciones están sufriendo un declive grave y extenso por todo el mundo. Por ejemplo, en el noroeste del Atlántico, la población de tiburón azul (Prionace glauca) ha descendido en un 60%. En aguas europeas esta especie, antaño la más frecuente, ha sido ahora propuesta por la Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) para su inclusión como “vulnerable” a la extinción.

En la carta, Oceana explica a los más altos mandatarios del PSOE y del PP, tanto en los partidos, como en las instituciones europeas, el papel tan importante que está jugando España en el declive de las poblaciones de tiburones en todo el mundo. La participación de su flota pesquera en la captura y comercio internacional de productos de tiburón (carne, aletas, hígado, mandíbulas etc.) es superior a la de cualquier otra nación europea. La captura de tiburón por parte de España ha aumentado unas nueve veces desde los años 90, mientras que la de otros países de la Unión Europea ha descendido. En 2003 España fue el líder mundial en importación de productos de tiburón, acaparando el 15% de este comercio, además de ser el segundo mayor exportador y el cuarto con mayor volumen de capturas. En 2004 España copó el 45% del total de capturas de tiburones de la Unión Europea, con 51.071 toneladas.

A pesar de que la comunidad internacional ha reconocido la grave problemática generada por el mercado de de aletas de tiburón, el pasado septiembre algunos eurodiputados, miembros del PSOE y del PP, y liderados por la eurodiputada socialista Rosa Miquélez y la popular Carmen Fraga, presentaron una propuesta en común al Parlamento Europeo para debilitar la prohibición de comerciar con las aletas de tiburón y para que así se permitiera una captura de tiburones azules superior a la recomendada por estudios científicos.

El cercenamiento de aletas de tiburón, cuya definición se basa en la práctica de cortar las aletas del tiburón y arrojar al mar el resto del cuerpo, es una de las prácticas de pesca mundiales que causan un mayor derroche de recursos pesqueros.

Estamos contentos de que el Parlamento Europeo basara su decisión en datos científicos sólidos y que rechazara la propuesta de las eurodiputadas españolas con una aplastante mayoría, pero todavía no podemos comprender por qué se llegó a presentar dicha propuesta inicialmente”, dijo Xavier Pastor, Director de Oceana en Europa. Este propuesta contradice por completo las iniciativas que sobre este mismo tema se han tomado en el resto del mundo”.

Por medio de una serie de preguntas formuladas a los dos partidos políticos mayoritarios, Oceana confía en aclarar las causas subyacentes a esta iniciativa. “Nos gustaría saber si ésta fue una iniciativa aislada o si es una indicación de una estrategia común entre ambos partidos. Es una pena que el único asunto en el que el PSOE y el PP parecen estar de acuerdo sea una política pesquera no sostenible que incluye la sobreexplotación de los tiburones”, añade el biólogo marino Xavier Pastor.

De acuerdo con Oceana, si esta iniciativa surge de una estrategia común, entonces los partidos deben disponer de  información de primera mano sobre la conservación y el comercio de tiburones para sustentarla. Sin embargo, cualquier tipo de información que apoye esta iniciativa, supondría una contradicción respecto a los foros científicos y políticos que tratan este asunto en todo el mundo. Oceana pide por tanto que los partidos, no sólo contribuyan con dicha información a los foros de gestión e investigación de elasmobranquios, sino que la pongan también a disposición de los ciudadanos europeos, ya que puede tener implicaciones internacionales.

Además, Oceana les recuerda a los partidos que España no ha cumplido con sus compromisos internacionales de establecer planes de gestión para los tiburones y les pide que expliquen su política y sus planes para combatir el problema global del declive de las poblaciones de tiburones.

Oceana cree que, a menos que los partidos políticos sean capaces de proporcionar datos completamente distintos a los de la comunidad científica internacional, iniciativas como la que han llevado a cabo las eurodiputadas españolas en el Parlamento Europeo sólo van a contribuir a que España se convierta en la causa principal de la desaparición de tiburones en todo el mundo. Oceana exhorta al Gobierno español a que se una a los esfuerzos internacionales para acabar con el descenso de las poblaciones de elasmobranquios, con el fin de conseguir sistemas adecuados de conservación y gestión de dichos animales.