Oceana filma los bosques de corales de Galicia

Todos comunicados de Prensa…

Fondos cubiertos de corales y esponjas, jardines de gorgonias, bosques de laminarias, fondos de maërl y otros ecosistemas de gran valor son el objetivo de los investigadores del Oceana Ranger


Junio 25, 2008
Madrid
Contact:
Marta Madina ( [email protected] )




Desde principios de junio el catamarán de investigación Ranger de la organización para la defensa del mar Oceana, con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, está llevando una campaña de investigación en las costas de Galicia. El objetivo de esta expedición es documentar fondos marinos vulnerables y de especial interés para proponerlos para su inclusión en la red de espacios protegidos del Atlántico Norte.

Entre los fondos más espectaculares encontrados están los bosques de corales de profundidad, en especial del coral árbol amarillo (Dendrophyllia cornigera) que se distribuyen entre los 80 y 500 metros de profundidad en muchos de los fondos rocosos que se encuentran frente a las rías gallegas. Junto a ellos, también se dan extensos campos de esponjas copa y esponjas champiñón que albergan una variada diversidad. Además se han encontrado gorgonias de distintas especies, coral negro y falso coral negro, con algunos ejemplares que podrían ser centenarios.

En estos fondos han podido identificarse una gran diversidad de especies marinas, como la pintarroja (Scylliorhinus canícula), el rape (Lophius piscatorius), la faneca (Trisopterus luscus), la faneca menor (Trisopterus minutus), la maragota (Labrus bergylta), la doncella (Coris julis), el gallano (Labru bmaculatus), el pez de San Pedro (Zeus faber), la estrella espinosa (Marthasterias glacialis), estrella roja (Echinaster sepositus), la ofiura (Ophipholis aculeata), la holoturia negra (Holothuria forskali), el erizo común (Echinus esculentus), el erizo de hondura (Echinus acutus), el erizo melón (Echinus melo), la langosta (Palinurus elephas), etc.

Oceana también ha podido analizar los ecosistemas de las rías gallegas, alrededores del Parque Nacional de las islas Atlánticas, reserva de Os minarzos, costa da morte, etc., donde se pueden encontrar importantes fondos de maërl (algas rojas calcáreas libres), fondos de plumas de mar, bosques de laminarias, arenas detríticas, campos de mejillones, etc., así como el hábitat de numerosos cetáceos, como delfines comunes (Delphinus delphis), delfines mulares (Tursiops truncatus), marsopas (Phocoena phocoena), calderones grises (Grampus griseus) o rorcuales aliblancos (Balaenoptera acutorostrata).

Según Oceana, los fondos de las rías son tremendamente productivos y con una biodiversidad muy alta pero, en muchas zonas se encuentran sometidos a una fuerte presión a causa de la contaminación, construcción costera o explotación abusiva de sus recursos. En las aguas exteriores, tras grandes fondos de algas, empiezan los fondos duros y blandos que pueden verse cubiertos de esponjas, corales y gorgonias que se encuentran en buen estado pero que, en ocasiones, se ven dañados por aparejos de pesca abandonados.

“Tanto el gobierno español como la Xunta de Galicia tienen que incrementar sus esfuerzos para cumplir los objetivos internacionales de protección. Las rías gallegas necesitan planes especiales para poder seguir manteniendo la riqueza que albergan, mientras que en muchas zonas es necesario crear nuevas reservas marinas que acojan todo tipo de ecosistemas y especies, y revitalicen las especies comerciales”, ha declarado Ricardo Aguilar, Director de Investigación y Proyectos de Oceana Europa a bordo del Ranger.

Según la Convención de Oslo-Paris (OSPAR) para la conservación del Atlántico Nordeste, todos los países ribereños deben establecer una red de espacios protegidos antes del año 2010. Por otra parte, el Convenio de Biodiversidad de Naciones Unidas exige que en 2012, al menos, el 10% de la superficie marina haya sido protegida. En Europa menos del 0,5% de sus aguas oceánicas se encuentran bajo alguna figura de protección, por lo que deben acelerar la declaración de áreas marinas protegidas para cumplir con los compromisos internacionales. En Galicia tan solo existen dos zonas protegidas, el Parque Nacional de las Islas Atlánticas y la reserva Marina de Os Miñarzos.

“Con toda la documentación que estamos recogiendo esperamos facilitar el trabajo de las administraciones para conservar los ecosistemas marinos. Como ya hemos podido transmitir a los representantes de la Xunta y a las cofradías de pescadores con las que hemos contactado, esperamos que en poco tiempo se creen nuevas reservas que permitan una gestión mejor de los recursos marinos y la recuperación de los ecosistemas y stocks mas degradados, añade Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana en Europa.