Oceana identifica más de 100 especies en la montaña submarina del Gorringe, Portugal

Todos comunicados de Prensa…

Se han documentado importantes bosques de kelpos, campos de esponjas de profundidad, bosques de coral negro y especies como el rorcual aliblanco, el delfín moteado y la pluma de mar, entre otras


Agosto 18, 2011
Madrid
Contact:
Marta Madina ( mmadina@oceana.org )




Oceana ha identificado más de 100 especies marinas diferentes en la montaña submarina del Gorringe, tras llevar a cabo una expedición científica en el Atlántico portugués a lo largo de estas últimas semanas con el apoyo de la Foundation for the Third Millenium. Además de importantes bosques de kelpos la organización internacional de conservación marina ha documentado campos de esponjas de profundidad, bosques de coral negro, extensos lechos de ostras, y más de 100 especies diferentes entre las que se encuentran delfines moteados y ballenas como el rorcual aliblanco, plumas de mar, santiaguiños y peces como el reloj, trompeteros, morenas y congrios.

Los hallazgos reflejan la gran biodiversidad marina y riqueza de la zona,  lo que a juicio de Oceana justifica la inclusión de esta montaña submarina en la Red Natura 2000, la más importante de Europa. “El banco de Gorringe es un lugar impresionante. La base de la montaña se asienta sobre un fondo de 5000 metros, pero su superficie llega hasta tan sólo 30 metros. Esto permite que se desarrollen campo de laminarias hasta 80 metros de profundidad, algo que en otras zonas no se da y que explicaría la alta productividad de la zona”, afirma el Director de Investigación de Oceana Europa, Ricardo Aguilar.

A lo largo de la expedición, un equipo de especialistas y científicos marinos ha realizado inmersiones con submarinistas equipados con cámaras de fotos y video submarinas e inmersiones con un robot submarino (ROV) para grabar en alta resolución los fondos localizados hasta los 600 metros de profundidad y analizar las muestras obtenidas.

Mediante la difusión de estos resultados preliminares Oceana pretende colaborar con el gobierno portugués aportando nueva información científica de lugares inexplorados que permita identificar aquellas zonas de gran interés por las especies y hábitats que acogen y que, por lo tanto,  deberían ser protegidas para cumplir la legislación europea y los distintos compromisos internacionales adquiridos por Portugal.

A pesar de que han pasado 19 años desde que la Directiva Hábitats fue aprobada, actualmente tan sólo el 0,10% de la superficie marina portuguesa forma parte de la Red Natura 2000, situando a Portugal en el país de la Unión Europea con el menor porcentaje de superficie designada para formar parte de esta red. En los seminarios de evaluación que ha llevado a cabo la Comisión Europea durante el 2009 y 2010, la Comisión ha calificado la red de AMP portuguesa, tanto en aguas macaronésicas como peninsulares, como insuficiente, lo que obliga al país a crear nuevas AMP de forma urgente.

Diversos organismos internacionales, como la Convención para la Protección del Medio Ambiente Marino del Atlántico del Nordeste (OSPAR), así como la comunidad científica en general, consideran a las montañas submarinas como lugares prioritarios por la gran biodiversidad que albergan. Portugal es el país que más superficie marina tiene de la Unión Europea y el que más montañas submarinas tiene en su territorio por lo que su responsabilidad en la protección de estos ecosistemas es indiscutible.

Cooperación internacional

Para el desarrollo de esta expedición Oceana ha contado con el apoyo de científicos de la Universidad del Algarve y del organismo interministerial Estrutura de Missão para os Assuntos do Mar (EMAM) que asesoraron al equipo en el diseño de la expedición en aguas portuguesas y colaboraron en la identificación de especies y recogida de datos.

La científica marina de Oceana Ana de la Torriente declara que La colaboración entre científicos de ambos países ha sido muy enriquecedor y fundamental para llevar a cabo la expedición. Desde que desembarcamos seguimos en continuo contacto, trabajando en el análisis conjunto de los datos, lo que nos permitirá hacer propuestas concretas de protección basadas en datos científicos. Esperamos de esta forma poder colaborar para revertir la situación en aguas portuguesas y avanzar en materia de conservación marina”.

Oceana documentó por primera vez los fondos submarinos en guas portuguesas en 2005, cuando exploraron, además de una de las cimas del Gorringe, el Gettysburg, los fondos alrededor de las Azores, concretamente en la isla Faial y en el banco Joao de Castro. Para complementar la información obtenida en aguas portuguesas, la organización internacional ha realizado también numerosas inmersiones frente a la costa del Algarve, al sur del País.

 

Más información sobre el Gorringe y de los trabajos de Oceana en Portugal

Oceana dispone de fotografías e imágenes de vídeo

Más información sobre la  Foundation for the Third Millenium