Oceana lanza la Expedición Báltico 2012 para conseguir nuevas áreas marinas protegidas

Todos comunicados de Prensa…

Por segundo año consecutivo, el buque de investigación Hanse Explorer es utilizado por Oceana para determinar ecosistemas marinos a proteger y documentar actividades de pesca ilegal o no sostenible.


Abril 24, 2012
Madrid
Contact:
Marta Madina ( mmadina@oceana.org )




El buque de investigación Hanse Explorer, fletado por Oceana, ha zarpado de Copenhague en una nueva expedición de dos meses de duración, durante los cuales navegará 7.000 millas por las aguas que comparten los nueve países con costas en el Báltico (Dinamarca, Alemania, Polonia, Lituania, Letonia, Estonia, Rusia, Finlandia y Suecia).

El objetivo de la expedición es visitar una docena de los lugares con mayor valor ecológico que fueron identificados en la campaña del año pasado y profundizar en la investigación de los mismos, con el objetivo de aportar datos adicionales a los gobiernos ribereños y armar a Oceana con argumentos contundentes para conseguir la declaración de nuevas áreas marinas protegidas y profundizar en la gestión de las que ya existen.

Simultáneamente, los investigadores de Oceana documentarán las actividades de pesca ilegal, destructiva o no sostenible que son todavía frecuentes en el Báltico, uno de los mares más castigados del planeta por la contaminación y la sobrepesca.

“El Mar Báltico requiere medidas drásticas en control de la pesca y protección de los ecosistemas para conseguir, de forma urgente, el inicio de su recuperación”, ha manifestado Xavier Pastor, jefe de la expedición y Director Ejecutivo de Oceana en Europa. “La cooperación entre la sociedad, los gobiernos, las ONG y la industria  es vital para tener éxito en esta tarea. Oceana está poniendo su parte”.

El Hanse Explorer navega con doce tripulantes y otros tantos investigadores de una decena de países, incluyendo buceadores profesionales que filman y fotografían los fondos marinos a temperaturas inferiores a cero grados. El equipo de Oceana incluye también un robot submarino (ROV) que permite alcanzar las mayores profundidades en las fosas presentes en este mar, que alcanzan los 500 metros. Otros instrumentos de investigación, como dragas Van Veen, medidores de temperatura, salinidad y clorofila (CTD) serán utilizados para aumentar los niveles de conocimiento sobre este mar y, en particular, sobre las áreas que deben ser protegidas.

Oceana ha publicado ya dos trabajos con los resultados de la expedición que tuvo lugar entre abril y junio de 2011, completados con investigaciones llevadas a cabo desde tierra y en los puertos. Con esas informaciones se ha iniciado un proceso de colaboración con una serie de países de la zona, como Dinamarca, Finlandia y Suecia. Algunos de los gobiernos han manifestado ya su acuerdo con las peticiones de Oceana en lo que se refiere a creación de nuevas Áreas Marinas Protegidas. Científicos independientes han sido invitados y se embarcarán a bordo del Hanse Explorer, y Oceana ha recibido sugerencias concretas de nuevos lugares para ser investigados.

La investigadora finlandesa Hanna Paulomäki, coordinadora de Oceana para el Báltico, ha declarado: “Nuestro objetivo a medio plazo es que el Báltico esté cubierto por un 30% de Áreas Marinas Protegidas y vigiladas, para que se acelere un proceso de recuperación de ecosistemas y stocks pesqueros. Para mediados de esta década se debe haber llegado al 20%”.

La campaña y la expedición de Oceana en el Báltico son posibles gracias al apoyo de ArcadiaZennström Philanthropies y la Robertson Foundation. Oceana agradece también la colaboración de Revo en la expedición.

Más información: Expedición Báltico 2012