Oceana pide a Bono que mantenga su promesa y no permita sónares activos en las maniobras militares Neotapón 2005

Todos comunicados de Prensa…

Se realizan desde hoy y hasta el 10 de junio, con armadas de 13 países, incluyendo a España y Marruecos, entre la Bahía de Cádiz, el Estrecho de Gibraltar y el Mar de Alborán, en uno de los más importantes ecosistemas para zifios y otros cetáceos del Mediterráneo.


Mayo 30, 2005
Madrid
Contact:
Marta Madina ( [email protected] )




Ante las maniobras militares “Neotapón 2005” que se llevarán a cabo desde hoy  30 de mayo hasta el 10 de junio, entre la Bahía de Cádiz, el Estrecho de Gibraltar y el Mar de Alborán, Oceana advierte que esta zona, en especial el Cañón de Almería,  es uno de los lugares de mayor relevancia para los zifios en Europa, junto con las aguas orientales de las Islas Canarias o las Islas Hébridas al norte de Escocia.

Las maniobras militares que empiezan hoy, con la participación de armadas de 13 países, incluyendo a España y Marruecos, suponen un alto riesgo añadido para zifios y otros cetáceos del Mediterráneo, porque es en los meses de primavera cuando muchas especies marinas, como tortugas, rorcuales, cachalotes, atunes o peces espada, utilizan estas aguas como ruta migratoria en su entrada al Mediterráneo.

Tras la aparición de cerca de una veintena de zifios muertos en las costas de Canarias durante la celebración en 2004 de las maniobras militares “Magestic Eagle” y “Sinkes”, el Ministro de Defensa José Bono anunció que no permitiría el uso de sónares activos en próximos ejercicios navales para evitar daños a estos animales. El Parlamento Europeo también se ha pronunciado al respecto, pidiendo una moratoria en el uso de estos sónares y, más recientemente, el Acuerdo Internacional para la Conservación de los pequeños cetáceos del Mediterráneo (ACCOBAMS), con el apoyo de los representantes del Ministerio de Medio Ambiente español, aprobó una resolución pidiendo la paralización del uso de los sónares activos.

Oceana pide a Bono que mantenga su compromiso y no permita la utilización de sónares activos durante las maniobras “Neotapón 2005”.

Además de las recientes muertes de zifios en las costas de Canarias, también se vienen produciendo muertes por la utilización de sónares activos en el Mediterráneo, como las de 12 zifios de Cuvier (Ziphius cavirostris) que perecieron en las costas griegas durante 1996. Se da la circunstancia de que esta es la especie más común en la zona donde se van a realizar las maniobras militares “Neotapón 2005”, entre la Bahía de Cádiz, el Estrecho de Gibraltar y el Mar de Alborán.

Las maniobras militares en las que se han utilizado sónares activos para la detección de submarinos siempre han estado envueltas en la polémica por la aparición de cetáceos muertos en las costas. Desde 2000, se han detectado una docena de casos en los que la muerte de zifios y otros mamíferos marinos han estado precedidas del uso de estos sónares.

Estudios realizados por científicos independientes, así como por la OTAN y el Gobierno estadounidense han comprobado que los sónares activos de media y baja frecuencia pueden tener efectos nocivos sobre la fauna marina, incluyendo daños en órganos internos y senos craneales o hemorragias en pulmones y oídos. La OTAN ha llevado a cabo, al menos, una veintena de experimentos con sónares activos en el Mediterráneo desde los años ochenta.

El catamarán Ranger, de Oceana,  llegará a la zona de maniobras el próximo 8 de junio tras cinco meses y más de 9.000 millas de Expedición Transoceánica y estará durante dos semanas entre el Algarve portugués y el Mar de Alborán. 

Oceana ha decidido añadir a sus planes de investigación y documentación en la zona, el muestreo del lugar para observar si se encuentran animales dañados o muertos en el área.