Oceana pide al Parlamento Europeo que reforme la gestión de la pesca de profundidad

Todos comunicados de Prensa…

Las capturas de especies de profundidad representan el 1% de las del Atlántico Nordeste, pero sus costes medioambientales son enormes


Noviembre 4, 2013
Madrid
Contact:
Marta Madina ( [email protected] )




Oceana insta a la Comisión de Pesca del Parlamento Europeo a votar hoy en favor de medidas sólidas de gestión para la pesca de especies de profundidad en el Atlántico Nordeste y acabar así con la sobrepesca y proteger ecosistemas marinos vulnerables. La deficiente legislación comunitaria sobre las pesquerías de profundidad de esta zona, que data de 2002, ha hecho que muchos stocks sufran sobrepesca y que ecosistemas como corales y esponjas de profundidad estén desprotegidos frente a artes de pesca destructivas del tipo del arrastre y el enmalle de fondo. Una de las medidas clave que se votarán esta tarde en Bruselas es retirar paulatinamente estos dos tipos de artes para la pesca de especies de profundidad por su alto impacto medioambiental y las elevadas capturas accidentales.

La UE ha asumido compromisos internacionales para la gestión sostenible de la pesca de profundidad que no respeta todavía en sus propias aguas, y es hora de tomar medidas”, afirma Xavier Pastor, director ejecutivo de Oceana en Europa. “Es inaceptable que en el siglo XXI se permita que la UE emplee arrastreros de profundidad que diezman los corales con sus pesadas redes, capturan accidentalmente grandes cantidades de especies amenazadas y descartan la mitad de la captura”.  

Las deficiencias del reglamento de 2002, también conocido como “régimen de acceso a aguas profundas”, se conocen desde hace tiempo. La Comisión Europea ya señaló en 2007 la falta de adecuación del reglamento y de su puesta en funcionamiento. El texto incluye solo 24 especies de profundidad del centenar que se capturan en el Atlántico Nordeste, de las que 18 se considera que sufren sobrepesca y si son capturadas no se pueden mantener a bordo, desembarcar ni vender. El reglamento no establece condicionantes de acceso a la pesquería ni requiere que la UE siga las recomendaciones científicas sobre niveles de capturas, ni tampoco establece medidas para proteger especies amenazadas ni ecosistemas marinos vulnerables.

Oceana solicita a los miembros de la Comisión de Pesca que apoyen medidas para:

Aplicar medidas de gestión a un mayor número de especies capturadas y proteger aquellas que son vulnerables, como los tiburones de profundidad.

  • Requerir que la UE apruebe unos niveles de capturas con base científica y de precaución, considerando explícitamente los impactos asociados sobre especies no objetivo y sobre las más vulnerables.
  • Reducir los impactos sobre ecosistemas vulnerables y especies no objetivo, incluyendo la obligatoriedad de evaluaciones de impacto antes de autorizar la pesca, protección de especies amenazadas, reducción de las capturas accidentales y restricción de artes pesqueras que dañen el fondo marino.
  • Mejorar la recogida de datos, declaración y cumplimiento de la legislación por parte de los buques pesqueros y de los Estados Miembros.

Las especies de profundidad suelen tener larga esperanza de vida y ser de lento crecimiento, lo que significa que los corales que sufren daños y los stocks que padecen sobrepesca tardan mucho en recuperarse, si alguna vez lo hacen”, añade la Dra. Allison Perry, científica marina de Oceana. “La apuesta resulta demasiado arriesgada para este tipo de animales como para que sigamos con una gestión deficiente que ya ha demostrado ser un fracaso”.

La votación de hoy representa un importante paso en el proceso legislativo para la revisión del régimen de acceso a aguas profundas y viene tras meses de retrasos instigados por la industria pesquera. El informe aprobado por la Comisión de Pesca pasará a la plenaria del Parlamento Europeo, que votará a finales de año. A pesar de que hace casi un año lo destacó como prioritario, el Consejo de Ministros de Pesca aún no ha empezado a trabajar sobre el asunto, aparentemente debido a presiones de algunos Estados Miembros, que se oponen a medidas de gestión y conservación más estrictas.

Más información: Pesquerías de profundidad en el Atlántico Nordeste