Oceana pide al presidente balear que prohíba la pesca de arrastre en aguas autonómicas

Todos comunicados de Prensa…

Xavier Pastor, Director para Europa de esta organización internacional, ha presentado a Matas una batería de propuestas para la recuperación del Mar de las Islas Baleares que incluye un aumento de las aguas bajo control autonómico y de las competencias marítimas del Govern Balear.


Julio 13, 2005
Madrid
Contact:
Marta Madina ( [email protected] )




El Director de Oceana para Europa, Xavier Pastor, ha sido recibido este mediodía por el Presidente del Govern de las Illes Balears, Jaume Matas, con el que ha mantenido un encuentro de alrededor de una hora. Durante la reunión, el oceanógrafo mallorquín ha presentado a Matas una serie de propuestas destinadas a la recuperación y conservación del mar de la comunidad autónoma, recogidas en un documento titulado “El mar de las Islas Baleares: mas limpio, más vivo”.

§         Una de las principales medidas solicitadas por esta organización de defensa de los mares es la prohibición de la pesca de arrastre en las aguas bajo jurisdicción de la Comunidad Autónoma.

En estos momentos, las competencias autonómicas se limitan a las zonas comprendidas en el interior de las líneas de base “entre puntas” de cada una de las islas. Pero Oceana sugiere al Ejecutivo Balear que en la revisión del Estatuto de Autonomía se amplíen las aguas de la Comunidad Autónoma hasta la isobata (profundidad) de los 1.000 metros, permitiendo de esta forma una gestión racional y ecológica de todas las aguas cercanas al archipiélago, sin interrupciones artificiales.

”La pesca de arrastre resulta hoy en día una de las agresiones más importantes y absurdas al ecosistema de las Islas Baleares. Estudios llevados a cabo por investigadores del Instituto Español de Oceanografía muestran que el nivel de capturas accidentales de esta flota es el más alto de todo el Mediterráneo”, afirma Xavier Pastor. “Además, estos barcos se caracterizan por el escandaloso nivel de incumplimiento de las leyes vigentes en materia pesquera, que van desde la utilización de motores mucho más potentes que los permitidos hasta el arrastre de sus artes destructivas por zonas prohibidas, muy por encima de los 50 metros reglamentarios, añade el Director de Oceana.

§         Las estrategias sugeridas en el documento de Oceana incluyen otra serie de medidas tales como una seria restricción de la pesca submarina, que quedaría limitada exclusivamente a unas áreas concretas similares a los cotos de caza, y cuya venta ilegal a restaurantes debe ser perseguida con eficacia y constancia.

§         La organización internacional reclama el incremento de las reservas marinas en Baleares hasta ocupar el 25% de las aguas autonómicas antes del 2010.

Para Oceana, las reservas constituyen una de las herramientas de mayor vigor para la protección de los ecosistemas marinos y la recuperación de las poblaciones pesqueras. La creación de reservas debe ir acompañada por el incremento del número de inspectores de pesca y la creación de un cuerpo autonómico de guardacostas dotado de buena infraestructura y formación, para garantizar -junto a la Guardia Civil del Mar- una eficaz vigilancia y cumplimiento de la legislación marina.

§         Pastor ha hecho llegar a Jaume Matas la posición de Oceana favorable a la promoción de la pesca artesanal, una carencia de la Política Común de Pesca de la Unión Europea que los gobiernos autonómicos deben compensar poniendo en marcha planes de conservación de la misma, apoyándola con subvenciones siempre que se utilicen métodos tradicionales y sostenibles, creadores de empleo y respetuosos con la legislación para conservación de los stocks pesqueros y los ecosistemas.

§         Asimismo, Oceana cree que la promoción controlada del submarinismo no letal y los campeonatos de caza fotográfica submarina pueden resultar un incentivo para la conservación marina.

Según esta organización, una recuperación del mar de las Islas Baleares puede convertirlo en una de las zonas submarinas mejor conservadas del Mediterráneo, lo cual a su vez puede promover programas de investigación científica y técnica, y hacer de las Islas el centro pionero en la experimentación y puesta en marcha de los acuerdos internacionales sobre la protección del medio marino.

§         El director de Oceana ha reclamado a Matas el control de la contaminación por parte de los cruceros turísticos, la supresión del vertido al mar de ni una sola gota de agua después de su depuración y la puesta en marcha de instalaciones MARPOL en todos los puertos baleares.

§         También le ha exigido el cumplimiento estricto de la Ley  de Costas y un nivel de tolerancia cero con los infractores, para garantizar una seguridad jurídica a los ciudadanos.

“Como conservacionista, no puedo más que ser muy crítico con la gestión medioambiental terrestre llevada a cabo por los sucesivos gobiernos de las Baleares y por sus Consells y municipios durante décadas”, declara Pastor. ”Sin embargo, estas islas están todavía a tiempo de convertirse en un modelo de gestión marina para todo el mundo -añade el Director de Oceana-  si se pone la suficiente voluntad política por parte de las instituciones y la colaboración de la sociedad civil y la iniciativa privada.