Oceana pide que se detenga el vertido de fangos de Maó por coincidir con la época de puesta del raor

Todos comunicados de Prensa…

El Instituto Español de Oceanografía pide que el vertido del material dragado no se realice en este periodo, que va de abril a agosto.


Marzo 14, 2013
Madrid
Contact:
Marta Madina ( [email protected] )




Oceana pide que se pare el vertido de los fangos dragados del puerto de Maó, ya que coincidirá con la época de puesta del raor: de abril a agosto. Esta es también la época de veda, medida de gestión creada para proteger esta especie tan apreciada por la población local y que tiene un alto valor económico.

El Instituto Español de Oceanografía pide en su última carta que el vertido no coincida con el periodo de puesta del raor, con lo que si la Autoridad Portuaria sigue estas indicaciones debería paralizar las obras de abril a agosto.

Se tiene constancia que en la zona de “Cala Rafelet”, a poco más de una milla de distancia al punto central de la zona prevista para el vertido del dragado, existe una zona importante para la pesquería de raor, denominada por los pescadores locales “Es Sòtil”. En esta zona pescan tanto pescadores recreativos como profesionales y se trata de un hábitat de arenas finas bien calibradas.

En la expedición que realizó Oceana a principios de enero en la zona prevista para el vertido,  se documentaron fondos de este tipo y por tanto, cabe esperar que aquí también se desarrolle esta especie.

“Además de raor, en la zona donde se pretende verter el dragado contaminado, hemos documentado otras especies y ecosistemas de interés comercial y ecológico, incluso los hay que están protegidos”, afirma Ricardo Aguilar, Director de Investigación de Oceana en Europa. No podemos permitir que se viertan  200.000 m3 de fangos contaminados en una zona que se encuentra en buen estado de salud”.

Dado que Menorca es Reserva de la Biosfera, Oceana ha denunciado ante la Unesco el caso del dragado del puerto de Maó, no solo por el efecto que tendrá sobre la actividad pesquera y los ecosistemas marinos, sino también por el riesgo que implica para la salud humana debido a los altos niveles de metales pesados que se encuentran en el material a dragar (principalmente mercurio) y el efecto que puede tener el vertido sobre la calidad de las aguas de baño cercanas (Cala Sant Esteva, Cala Rafalet, s’Algar y Cala Alcaufar).

“Oceana no está en contra del dragado del puerto de Maó”, recuerda Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana en Europa. “Pedimos que estos fangos contaminados se gestionen en tierra y no se tiren al mar por el peligro que representarán para la salud y el impacto que tendrán para los ecosistemas marinos”.

Recientemente, la Agencia Europea de Medio Ambiente ha publicado un informe en el que muestra la importancia de aplicar un enfoque precautorio usando como ejemplos casos reales. Entre los casos expuestos se expone el conocido como “caso Minamata”, en el que diferentes generaciones han sufrido los efectos de la contaminación por mercurio por consumo de pescado contaminado.

Estudio sobre las comunidades en la zona elegida para el vertido de lodos contaminados del dragado del puerto de Maó

Oceana dispone de fotografías e imágenes de vídeo de los fondos afectados

Más información: Contaminación por mercurio