Oceana pide un área marina protegida alrededor de El Hierro para acelerar la recuperación tras la erupción submarina

Todos comunicados de Prensa…

La zona propuesta, de 1.650 km2, permitiría la reproducción de las especies de la zona y favorecería el aumento de las poblaciones de peces.


Noviembre 4, 2011
Madrid
Contact:
Marta Madina ( [email protected] )




Las únicas imágenes existentes de la zona en la que ha surgido el volcán fueron filmadas por Oceana hace dos años y han sido enviadas a los científicos.

Oceana propone la creación de un área marina protegida de al menos 1.650 km2 alrededor de toda la isla de El Hierro, con el fin de proteger la elevada biodiversidad de esta isla, única en Canarias, y acelerar su recuperación ante catástrofes naturales o accidentes. La organización internacional de conservación marina presenta hoy un mapa con la iniciativa tras conocerse los resultados de la Comisión de Seguimiento de la Reserva Marina de La Restinga – Mar de las Calmas, que se reunió ayer.

El carácter único que tienen las aguas marinas alrededor de la isla justifica claramente la necesidad de crear un área marina protegida alrededor de todo El Hierro. Esta propuesta ya fue apuntada por Oceana tras la expedición que desarrolló en 2009, en la que documentó los fondos hasta 700 metros en todo el archipiélago. Las imágenes que se obtuvieron entonces, que demuestran la singularidad de la isla y son las únicas existentes a esa profundidad, se enviaron hace unos días al Instituto Español de Oceanografía. De esta forma los científicos podrán evaluar los impactos producidos por el volcán submarino comparando las imágenes de Oceana previas a la erupción con las que se están obteniendo actualmente a bordo del buque Ramón Margalef.

“La extraordinaria singularidad de El Hierro está generada por la abrupta geomorfología de sus fondos y las aguas más cálidas, que la convierten en una de las islas más interesantes del Atlántico”, explica Ricardo Aguilar, Director de Investigación de Oceana Europa. “En ella hay especies que no aparecen en el resto de Canarias. Oceana ha podido identificar en aguas de esta isla incluso especies que nunca antes se habían documentado en aguas canarias, como ciertos hidrozoos, manos de muerto, la gorgonia árbol naranja y algún ctenóforo, por lo que debemos asegurar la protección de todas las aguas que la rodean.”

Oceana documentó con ROV (Remotely Operated Vehicle) alrededor del El Hierro cuevas submarinas, agregaciones de esponjas sombrero mexicano, campos mixto de gorgonias, facies de ostras gigantes de profundidad y gran variedad de peces. Además, es sabida la presencia en estas aguas de poblaciones residentes de zifios y de delfines mulares, de especies migratorias como el rorcual o la yubarta y de de 5 de las 8 especies de tortugas marinas que se conocen. También se hallan tiburones que se encuentran en situación crítica o amenazada, como el tiburón martillo, el angelote o el tiburón ballena.

Los ecosistemas que no han sufrido graves impactos generados por actividades humanas son capaces de recuperarse mejor ante catástrofes naturales de grandes dimensiones. La creación de áreas marinas protegidas donde se gestionen adecuadamente los recursos y las actividades que en ellas se desarrollan permite mantener una abundancia, biomasa y diversidad de especies muy altas, reducir la pérdida de especies amenazas y vulnerables y conservar hábitats críticos, optimizando de esta forma la recuperación de las zonas adyacentes. Un buen ejemplo es la reserva marina de interés pesquero Mar de las Calmas, impulsada por los propios pescadores de la Restinga. Antes de la erupción, la abundancia de peces era claramente mayor dentro que fuera de ella y además se mantenían controladas las poblaciones del erizo diadema, que son una grave amenaza en otras islas.

Las áreas marinas protegidas generan el escenario idóneo para proteger zonas de cría y alevinaje donde crecen especies que colonizan zonas cercanas y permiten su rápida recuperación tras sufrir graves impactos, tanto naturales como derivados de las actividades humanas, señala Ana de la Torriente, científica marina de Oceana. “Además de proteger la gran biodiversidad de El Hierro, se generarían grandes beneficios a la población local que vive de la pesca artesanal y del turismo”.

La propuesta de Oceana es un mínimo diseñado a partir de las investigaciones de la organización de conservación marina y representa un área seis veces superior a la parte emergida. Además, es coherente con la presentada por el Grupo de Investigación BIOECOMAC de la Universidad de la Laguna en colaboración con el Gobierno de Canarias en 2008 en su informe “Establecimiento de una base científica par la propuesta de creación de un área marina protegida en la isla de El Hierro”.

Oceana propone una red de áreas marinas en el archipiélago canario que incluye 19 nuevas áreas marinas protegidas o la ampliación de algunas ya existentes y cubriría el 15% de las aguas españolas alrededor del archipiélago. Las islas Canarias destacan por su gran heterogeneidad ambiental, ya que existen grandes diferencias entre las islas orientales y occidentales, principalmente en las zonas más superficiales. Por ello, es imprescindible proteger los diferentes ambientes para conservar toda su riqueza marina.

La propuesta de Oceana es una red conformada por áreas grandes y pequeñas, costeras y oceánicas. Con ella, los gobiernos canario y español cumplirían con los acuerdos internacionales en materia de conservación y gestión marina. La Unión Europea ha declarado que la actual red es insuficiente para garantizar esas funciones y los gobiernos autonómico y nacional tienen la obligación de crear nuevas áreas marinas protegidas.

Oceana dispone de fotografías, mapas e imágenes de vídeo de El Hierro

Informe: Propuesta de Áreas Marinas de Importancia Ecológica – Islas Canarias

Más información: Islas Canarias