Oceana preocupada ante un posible vertido del Costa Concordia

Todos comunicados de Prensa…

La zona se encuentra junto a una de las áreas marinas más importantes de Italia, paso de cetáceos y con ricos fondos de coral.


Enero 19, 2012
Madrid
Contact:
Marta Madina ( [email protected] )




Oceana demanda mayores medidas de seguridad para minimizar los vertidos originados por cruceros.

Oceana muestra su preocupación ante la posibilidad de que el naufragio del crucero Costa Concordia produzca vertidos que afecten al Parque Nacional Archipiélago Toscano, muy próximo a la zona de la tragedia. Los derrames de combustible, aceites y aguas residuales podrían afectar gravemente al área protegida, el mayor parque marino de Italia y lugar de gran interés por la presencia de cetáceos, corales y praderas submarinas.

Al tratarse de una zona costera, el impacto de posibles vertidos puede ser muy elevado. En los fondos rocosos de la isla de Giglio se asientan numerosas especies, como corales, moluscos y gorgonias, y en la parte occidental se extienden praderas submarinas de Posidonia oceanica, una especie endémica del Mediterráneo.

“El naufragio se ha producido cerca de un área protegida en la que habitan especies amenazadas, por lo que un posible derrame podría causar graves daños a organismos como cetáceos, tiburones y corales”, explica Ricardo Aguilar, Director de Investigación de Oceana Europa. “Esta catástrofe demuestra que es necesario aumentar las medidas de seguridad de los cruceros. Incluso aunque no que se produzcan accidentes, los vertidos generados por estas ciudades flotantes pueden tener consecuencias devastadoras sobre hábitats y organismos marinos con siglos de antigüedad. Un crucero puede generar más de mil toneladas de residuos diarios, incluyendo aguas grises y negras, líquidos oleosos y sustancias tóxicas.”.

El Parque Nacional, que engloba parte de las aguas de la isla de Giglio, está considerado una de las joyas ecológicas de Italia y un fuerte foco de atracción del turismo de buceo por su alta diversidad de especies. Hay una población estable de delfines mulares y por ella pasan otros cetáceos, como delfines listados, cachalotes, calderones grises y comunes e incluso rorcuales. Existen también especies menos conocidas pero de gran interés ecológico, como la esponja Aplysinia cavernicola, protegida por el Convenio de Barcelona. Oceana documentó estas aguas durante su expedición de 2006.

El efecto de las corrientes podría afectar a lugares cercanos, como la isla de Giannutri, incluida en el Parque Nacional. Además, hay que recordar que la zona ya ha sufrido daños anteriormente. En 1999, se registró una alta mortandad de gorgonias junto a Portofino, cuando sus colonias sufrieron un episodio masivo de blanqueamiento causado por el cambio climático.

Más información: Los corales del Mediterráneo. Contaminación por cruceros