Oceana presenta los primeros resultados de la travesía a bordo del Ranger y anuncia la llegada a Europa de su catamarán

Todos comunicados de Prensa…

Expedición Transoceánica del Pacífico al Mediterráneo


Abril 14, 2005
Madrid
Contact:
Marta Madina ( mmadina@oceana.org )




El Director de Oceana para Europa, Xavier Pastor, y el Director de Investigación y Proyectos de esta organización, Ricardo Aguilar, han presentado hoy en Madrid los primeros resultados de la expedición del catamarán Oceana Ranger.Después de tres meses de navegación, ambos investigadores acaban de llegar de Fort Lauderdale (Florida), donde el barco de la organización se prepara para iniciar el cruce del Atlántico dentro de varias semanas, en dirección a las Islas Azores y luego hacia el Mediterráneo.

Tras zarpar de Los Angeles (California) el pasado 17 de enero, el Oceana Ranger ha surcado las aguas del Pacífico y -una vez cruzado el Canal de Panamá- las del Caribe, navegando por las costas de Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Belice, Mexico, Cuba y EE.UU. Los científicos y camarógrafos de Oceana se han sumergido en el Mar de Cortés (Baja California) así como en los parques nacionales de la Isla de Coco y los archipiélagos de Coiba y Cayos Cochinos, entre otros.

El objetivo era documentar la situación del entorno natural submarino (*) y comprobar la gestión de algunos de estos espacios protegidos centroamericanos mediante una innovadora colaboración entre organismos gubernamentales, ONGs y la iniciativa privada, con la incorporación a la misma de las comunidades locales de pescadores e incluso, en algún caso, de las fuerzas armadas.

Este trabajo conjunto ha conseguido eliminar o reducir de forma muy importante la pesca furtiva e ilegal, y se ha iniciado una clara recuperación de los ecosistemas en dichas áreas protegidas.

La tripulación del Oceana Ranger ha constatado también la existencia de problemas ecológicos graves en los mares centoamericanos. Entre ellos destacan el aleteo de los tiburones por flotas asiáticas y pesqueros locales al servicio de las mismas, el blanqueo y muerte de corales debido al cambio climático y la pesca de langostas y moluscos por grupos organizados  de centenares de buceadores con botellas de aire comprimido.

Después de cerrar su etapa en el continente americano, a finales de este mes el Ranger cruzará el Oceano Atlántico para dirigirse a los mares europeos. En su trayecto llevará a cabo proyectos de investigación y documentación en el archipiélago de las Bahamas, el Mar de los Sargazos, las Islas Bermudas, el archipiélago de las Azores y el Gorringe Bank, antes de entrar en el Mediterráneo. Estos proyectos están relacionados con las migraciones de las tortugas marinas, las capturas accidentales de estos animales por parte de flotas pesqueras de distintos países, las montañas submarinas y el impacto de la pesca de arrastre.

Una vez en el Mediterráneo -avanza Xavier Pastor- el Oceana Ranger desarrollará proyectos dirigidos a investigar y documentar el uso de redes de deriva ilegales por parte de una serie de países mediterráneos, y llevará a cabo trabajos en colaboración con el sector pesquero para reducir el impacto de los palangres de superficie sobre las poblaciones de tortugas marinas y tiburones”.

Durante sus escalas en puertos europeos, los investigadores de Oceana pondrán también de manifiesto la preocupación de la organización por los elevados niveles de mercurio encontrados en distintas especies de pescado, en particular el atún y otros túnidos, y el impacto que ello tiene sobre la salud de los consumidores.

El equipo de buceadores de Oceana realizará también proyectos en las montañas y cañones submarinos del Mediterráneo, así como tareas de colaboración con los distintos espacios protegidos marinos españoles y de otros países europeos.

 

(*) Resumen de los problemas detectados por el Ranger en su expedición a través del Pacífico y Atlántico centroamericanos

  • El calentamiento global, los huracanes y algunas enfermedades de los corales han modificado la composición de los arrecifes de coral haciendo peligrar a algunas especies, como los corales cuerno (Acropora spp.).
  • En el Pacífico los efectos del calentamiento global y del fenómeno de “El Niño” han provocado daños severos en los arrecifes mesoamericanos.
  • La captura de tiburones para cortarles las aletas está llevando a algunas poblaciones a situaciones muy difíciles, con disminuciones que en algunos ocasiones superan el 80%, como en el caso del tiburón de puntas blancas oceánico del Caribe (Carcharhinus longimanus).
  • La deforestación, el uso de artes de arrastre y la contaminación ha provocado incrementos de turbidez en el agua, afectando a los ecosistemas de prados de fanerógamas marinas y los arrecifes coralinos.
  • La falta de especies herbívoras a causa de la sobreexplotación pesquera o epizootias ha propiciado la proliferación de algas en algunos arrecifes, alterando el dinamismo ecológico.
  • Las alteraciones provocadas en algunos bosques de quelpos a causa de la sobreexplotación de los predadores que allí viven han provocado la explosión demográfica de especies consumidoras de quelpos, como los erizos, poniendo en peligro el futuro de estos valiosos ecosistemas.
  • Algunas especies de meros, roncadores, pargos, jureles, langostas o caracolas gigantes han sido fuertemente sobreexplotadas y su presencia en algunas zonas del Caribe han disminuido entre un 50% y un 90%.
  • La presencia de basuras flotantes en aguas de Centroamérica es una constante que,  en numerosas ocasiones,  alcanza concentraciones importantes en las zonas donde se encuentran los sargazos flotantes