Oceana propone 25 hábitats atlánticos de España y Portugal para su protección

Todos comunicados de Prensa…

Oceana presenta en Bergen (Noruega) imágenes y datos tomados durante sus expediciones para justificar su existencia y que puedan ser protegidos.


Octubre 21, 2011
Madrid
Contact:
Marta Madina ( [email protected] )




La creación de áreas marinas protegidas en la montaña submarina del Gorringe, el Cabo San Vicente, el Golfo de Cádiz y algunas zonas de la costa cantábrica supondría un gran avance hacia la protección de hábitats de gran importancia y el cumplimiento de los acuerdos internacionales.

Científicos de Noruega, Reino Unido, Francia, Suecia, Alemania y España se han dado cita en Bergen (Noruega) ayer y hoy para debatir sobre la existencia en aguas del Atlántico Noreste de hábitats marinos de gran importancia que se encuentran en peligro de desaparecer o en grave retroceso. En este encuentro, organizado por el Convenio OSPAR, Oceana ha presentado hallazgos realizados durante sus expediciones que demuestran la existencia en aguas atlánticas de España y Portugal de 25 hábitats marinos que deben ser protegidos, más 3 en el Kattegat (Báltico).

Actividades como la pesca o la contaminación han conducido a estos hábitats a una situación de peligro donde la adopción de medidas de protección por parte de todos los países debe realizarse de forma inmediata para lograr su recuperación. De la existencia de estos enclaves dependen numerosas especies, muchas de ellas de gran valor comercial, que Oceana ha documentado con ayuda de un robot submarino (ROV) en profundidades de hasta 700 metros.

“Estados como Noruega, Reino Unido o Alemania han realizado muchos esfuerzos en estudiar la biodiversidad marina y la existencia de importantes hábitats en sus aguas. Sin embargo, los países del sur, principalmente Portugal y España, han invertido mucho menos esfuerzo en generar este conocimiento, lo que va asociado con la falta de una adecuada gestión y protección de su riqueza marina. Ya es hora de que la biodiversidad de estos países se ponga en valor y se incorpore a los listados internacionales”, señala Ricardo Aguilar, Director de Investigación de Oceana Europa.

A pesar de la gran superficie marina de estos países y de la existencia de gran  biodiversidad en sus aguas, conformada además por hábitats únicos que no pueden encontrarse en otras zonas, los listados internacionales recogen mayormente la presencia de los hábitats existentes en los países del norte. Aportaciones como la que ha hecho Oceana durante este seminario va a favorecer claramente el avance en el conocimiento y la protección de la riqueza marina.

“Estos hallazgos permitirán a países como España o Portugal crear nuevas áreas marinas protegidas y avanzar de esta forma en el cumplimiento de las normativas y acuerdos internacionales en materia de conservación marina, explica Ana de la Torriente, científica marina que ha presentado la propuesta. “Hasta ahora estos países se han excusado en que la falta de información científica ha sido lo que les ha impedido decidir sobre los lugares idóneos para establecer estas reservas marinas. Este claro retraso debe ser subsanado con urgencia para ponerse así a la altura del resto de los países europeos”.

La montaña submarina Gorringe y la zona costera frente al Cabo San Vicente, en aguas portuguesas, junto con ballena de Sonabia en Cantabria, Islas Sisargas en Galicia, el Cabo de Peñas en Asturias, el cañón de Capbretón y el Golfo de Cádiz, en aguas españolas, han sido algunos de los lugares que los científicos de Oceana han destacado por albergar estos importantes ecosistemas. Entre los  hallazgos documentados por esta organización se encuentran impresionantes jardines mixtos de gorgonias, bosques de corales árbol, campos de esponjas “sombrero mexicano”, comunidades dominadas por esponjas “champiñón” o fondos fangosos ocupados por plumas de mar.

El Convenio OSPAR obliga los países del norte de Europa a crear para el año 2012 una red coherente de áreas marinas protegidas, así como adoptar medidas específicas de gestión enfocadas a la conservación y recuperación de numerosas especies y hábitats que se encuentran en peligro en aguas europeas. Por este motivo la labor que desarrolla este convenio es imprescindible para el equilibrio de los ecosistemas oceánicos.

Con el intercambio de información científica que se está produciendo en este evento, organizado bajo el marco del Convenio sobre protección del medio marino del Atlántico Nordeste (OSPAR), se persigue mejorar la definición de hábitats como “jardines de gorgonias”, “agregaciones de esponjas de profundidad” o “plumas de mar y fauna excavadora”.  Esto permitirá que los países puedan identificar su presencia en sus aguas e implementar medidas específicas para su conservación, como la designación de áreas marinas protegidas.

Propuesta de Oceana: Background document for discussion